NOTIREDMEXICO ¡NO ME LLOREN!

Texto y Foto: En­ri­que Her­nán­dez

Los pa­dres del jo­ven es­tu­dian­te de se­cun­da­ria que ha­ce un mes per­die­ra la vi­da de un dis­pa­ro pro­vo­ca­do por uno de sus com­pa­ñe­ros en el sa­lón de cla­ses, exi­gen jus­ti­cia y to­do el pe­so de la ley pa­ra el agre­sor.

La se­ño­ra Azu­ce­na Or­dó­ñez, ma­dre del es­tu­dian­te que en vi­da lle­va­ba el nom­bre de Ri­car­do Al­va­ra­do, con in­dig­na­ción co­men­tó que te­me que en es­te mes que vie­ne lo­gre su li­ber­tad Ed­gar Gio­vanny Guz­mán, quien su­pues­ta­men­te fue quien ac­cio­nó el ar­ma.

Con llan­to ex­pre­só que el mu­cha­cho no so­la­men­te es el cul­pa­ble, al ase­gu­rar que los pro­fe­so­res te­nían co­no­ci­mien­to de que Ed­gar, al me­nos en tres oca­sio­nes, in­gre­só el ar­ma a la es­cue­la.

«In­clu­so ya se le ha­bía de­tec­ta­do co­caí­na en la mo­chi­la y es­con­di­da en­tre los do­ble­ces de la ro­pa, sin em­bar­go nun­ca re­ci­bió ni un cas­ti­go», abun­dó.

La ma­dre de fa­mi­lia, quien ma­ni­fes­tó que de ma­ne­ra cons­tan­te en la se­cun­da­ría 547, ubi­ca­da en la Co­lo­nia San Mi­guel, mu­ni­ci­pio de Ati­za­pán, Es­ta­do de Mé­xi­co, don­de su­ce­dió la des­gra­cia, de ma­ne­ra cons­tan­te los mis­mos pa­dres en coor­di­na­ción con au­to­ri­da­des de la es­cue­la rea­li­za­ban ope­ra­ti­vo mo­chi­la.

«No lo ha­cían bien, la prue­ba es­tá en que es­te jo­ven in­tro­du­jo el ar­ma en tres oca­sio­nes sin que na­die lo de­tec­ta­ra», re­cal­có.

La se­ño­ra Azu­ce­na di­jo que ya ha­bía re­por­tes de la pe­li­gro­si­dad que re­pre­sen­ta­ba Ed­gar Gio­vanny, ya que de ma­ne­ra cons­tan­te ame­na­za­ba a los alum­nos y les mos­tra­ba la pis­to­la.

DES­PE­DI­DA

Una car­ta de des­pe­di­da que Ri­car­do es­cri­bió unas ho­ras an­tes de que mu­rie­ra po­dría con­ver­tir­se en prue­ba de que hu­bie­ra si­do ame­na­za­do con an­te­rio­ri­dad por par­te de su agre­sor.

Y es que no exis­te una ex­pli­ca­ción por sus se­res que­ri­dos de qué lo pu­do ha­ber ins­pi­ra­do a que, unas ho­ras an­tes de que se fue­ra a la es­cue­la, se de­ci­die­ra co­ger la plu­ma y el pa­pel pa­ra es­cri­bir pa­la­bras que se en­tien­den co­mo una des­pe­di­da de­fi­ni­ti­va.

La se­ño­ra Azu­ce­na ex­pli­có que el es­cri­to que in­clu­so tam­bién es­ta­ba en las re­des so­cia­les, lo vio días des­pués de que su­ce­die­ra la tra­ge­dia es­co­lar que pu­so en lu­to no só­lo a los se­res que­ri­dos de es­te jo­ven, si­no tam­bién a com­pa­ñe­ros y pa­dres de fa­mi­lia de la es­cue­la se­cun­da­ria 547 ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Ati­za­pán.

Con llan­to re­cor­dó que en el men­sa­je de­cía: «cuan­do yo me va­ya, dé­jen­me ir, ten­go mu­chas co­sas qué ha­cer y ver, no se aten a mí con sus lá­gri­mas, por los her­mo­sos años de­mos las gra­cias».

La se­ño­ra Azu­ce­na hi­zo un pa­rén­te­sis mien­tras que sus­pi­ró pro­fun­da­men­te pa­ra to­mar alien­to y ex­cla­mar: «pro­ba­ble­men­te ya pre­de­cía que le iba a pa­sar al­go. Mi hi­jo es­tá muer­to y no hay po­der hu­ma­no que nos lo de­vuel­va».

Lue­go la ma­dre de fa­mi­lia to­mó fuer­za y le­yó el men­sa­je que a la le­tra di­ce: «…doy gra­cias a ca­da uno de us­te­des por el amor que me brin­da­ron pe­ro aho­ra ten­go que via­jar so­lo.

«Si quie­ren ex­pre­sar su do­lor llo­ren un mo­men­to, de­jen que la fe en Dios con­for­te su pe­na, só­lo nos se­pa­ra­mos un tiem­po, man­ten­gan la cal­ma y los re­cuer­dos en el co­ra­zón, la vi­da si­gue ade­lan­te, no es­ta­ré le­jos, si me ne­ce­si­tan pien­sen en mí y es­ta­ré en­tre us­te­des.

«Aun­que no me mi­ren ni me pue­dan to­car yo es­ta­ré cer­ca, sen­ti­rán el ca­lor de mi amor en sus co­ra­zo­nes y cuan­do us­te­des ten­gan que via­jar por es­te ca­mi­no, yo los re­ci­bi­ré con una son­ri­sa y les da­ré la bien­ve­ni­da».

QUE­RIA SER MAES­TRO

El sue­ño de Ri­car­do era con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro pro­fe­sor.

«Me de­cía a ca­da ra­to que que­ría ser maes­tro, pe­ro no co­mo los que an­dan por ahí echan­do gri­lla. De­cía que iba a ser de los bue­nos pa­ra en­se­ñar­les bien a sus alum­nos y apren­die­ran lo ne­ce­sa­rio pa­ra abrir­se ca­mi­no en la vi­da», así de esa ma­ne­ra re­cuer­da el abue­lo al jo­ven que tam­bién tie­ne el nom­bre de Ri­car­do.

El abue­lo ma­ter­no, quien ini­ció la de­nun­cia con­tra el es­tu­dian­te de se­cun­da­ria con­si­de­ra­do el agre­sor, de 16 años de edad, di­jo que su nie­to no se me­tía con na­die y no sa­bían que hu­bie­ra te­ni­do al­gu­na di­fe­ren­cia con sus com­pa­ñe­ros u otros.

Co­men­tó que su úni­ca pa­sión era es­cu­char y to­car mú­si­ca. «Era fa­ná­ti­co del gru­po El Tri, unos días an­tes de que mu­rie­ra nos com­pu­so una can­ción, se la de­di­có prin­ci­pal­men­te a su her­ma­ni­to».

El se­ñor Or­do­ñez di­jo que el jo­ven Ri­car­do cuan­do ha­bía una reu­nión en su ho­gar era el cen­tro de aten­ción de la fa­mi­lia, ya que con su gui­ta­rra y su for­ma de pen­sar pro­vo­ca­ba que lo qui­sie­ran.

No hay di­ne­ro que pue­da pa­gar la vi­da de mi nie­to, «pe­di­mos que se apli­que la ley, pa­ra que sir­va de ejem­plo y no se vuel­va a re­pe­tir un he­cho co­mo és­te».

Tan­to el abue­lo, co­mo va­rios in­te­gran­tes de la fa­mi­lia de Ri­car­do se ga­nan la vi­da ven­dien­do aguas y tor­tas en un tri­ci­clo.


Publicado por Notiredmexico para NOTIREDMEXICO el 5/31/2014 09:03:00 a. m.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: