Destruyó funcionario incondicional de Borge, la ecología a cambio de riqueza

Destruyó funcionario incondicional de Borge, la ecología a cambio de riqueza

Ariel Velázquez

Cancún, Q.Roo.-Autoridades de la Fiscalía General del Gobierno del estado, de la Auditoría estatal y de la PGR, continúan con sus pesquisas para desenmarañar el “modus operandi” que ideo Roberto Borge para auto protegerse, especialmente a través de la rotación de funcionarios y la desaparición de dependencias.

Uno de ellos Carlos Rafael Muñoz Berzunza, exsecretario de Ecología y Medio Ambiente, quien es uno de los 17 funcionarios que en un principios la Fiscalía de la Nación señaló como cómplices de Borge y es parte de las 84 denuncias que realizó el Congreso del Estado, a través de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta, por el despojo de bienes de Quintana Roo, tanto muebles, inmuebles y millonarios montos de dinero.

En 2007 fue cesado de su cargo, en un acto público, por el expresidente Felipe Calderón, como delegado de la Semarnat en la entidad, por ser responsable de haber mandado a destruir un manglar, entre otras anomalías.

Posteriormente en 2013, Roberto Borge lo nombró titular de Ecología y Medio Ambiente. Sin embargo, se le señaló por la prensa local por cometer fraudes, despojos y otros crímenes en la cuales se involucran a su esposa y otros integrantes de su familia.

Es un alfil clave para constatar los daños y los negocios que se hicieron al amparo de una supuesta lucha por proteger el medio ambiente. La responsabilidad recayó en Rafael Muñoz Berzunza, quien primero en 2012, fungió como subsecretario de Política Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente (SEMA), para posteriormente en marzo de 2013, darle la titularidad.

Cese fulminante

Como delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), por otorgar permisos para destruir zonas ecológicas, en especial el talado de manglares

Cabe resaltar que en julio de 2014, este siniestro personaje autorizó la construcción de una “megapalapa” en el Parque Nacional de Tulum. Supuestamente desde 2006 ya había sido autorizada por el propio Muñoz Berzunza en su carácter de delegado de la SEMARNAT.

En el dictamen, Muñoz Berzunza señala que el promovente se encuentra dentro de la excepción que establecen la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) y el Reglamento en Materia de Impacto Ambiental (REIA) para no requerir la MIA, a pesar de que se trata de una obra en una zona costera y dentro de un ANP.

El entonces delegado de la Semarnat refirió que la solicitud de Daniel Reyes Basso se encontraba en el supuesto del inciso Q del artículo 5 del REIA, que establece la prerrogativa de solicitud de la MIA a “la construcción de viviendas unifamiliares para las comunidades asentadas en los ecosistemas costeros”.

Sin embargo, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró la obra, luego de que autoridades de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) presentaron sendas denuncias en esa dependencia y en la Procuraduría General de la República por la construcción de la “megapalapa”.

El director del Parque Nacional de Tulum, Wady Hadad López, destacó que de manera indebida el promovente pretendía hacer valer la autorización que en 2006 le dio Muñoz Berzunza en su calidad de delegado de la Semarnat.

Herencia maldita

Cabe resaltar que en 2016, dos meses antes de concluir su administración, el Gobernador Roberto Borge, a través del Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública del Estado de Quintana Roo (IPAE), entregó a la empresa BP Promotions S. A. de C. V,. del empresario Pablo Piñero, propietario del grupo hotelero Bahía Príncipe, un terreno de un millón 630 mil metros cuadrados en Akumal a un costo irrisorio de 65 pesos el metro cuadrado.

El Grupo Bahía Príncipe pagó por esta ganga sólo 107 millones de pesos, cantidad que aunque puede parecer elevada, en realidad es una mínima parte de lo que el predio podría llegar a costar comercialmente.

Y es que el terreno, con mil 590 metros de frente de la carretera Playa del Carmen-Tulum, tiene una privilegiada ubicación en el corazón de la Riviera Maya, colindando al norte con el pueblo de Akumal y al sur con un mega desarrollo turístico e inmobiliario del mismo grupo Bahía Príncipe que fue desarrollado en terrenos que el propio IPAE les vendió a precios de regalo en anteriores administraciones.

De acuerdo con el diputado local Emiliano Ramos, la venta del terreno se realizó el 29 de julio del 2016, mismo día en que, de forma sorprendente, la propiedad les fue titulada y quedó asentada en el Registro Público y de Comercio en Playa del Carmen con la clave catastral 905002001100001, a pesar de que un trámite de este tipo, en condiciones normales, puede demorar hasta semanas.

Mediante documentos obtenidos a través de la Unidad de Transparencia, se pudo documentar que Bahía Príncipe ya poseía 477 hectáreas en la Riviera Maya, tanto terrenos frente al mar donde construyó y actualmente opera un complejo turístico de 3 hoteles, como del otro lado de la carretera, donde construyó un complejo inmobiliario con otros dos hoteles, campos de golf y residencias de lujo.

Defraudó empresarios

En relación a permisos otorgados a empresarios Muñoz Berzunza provocó que se vieran envueltos en litigios, de los cuales varios se resolvieron en contra de los quejosos, ocasionando el retiro de la licencia y con ello la pérdida de dinero de los inversionistas

. Además, precisaron que el perjuicio también se ha dado por autorizar proyectos con un impacto mayor al que debió haberse autorizado, lo que también genera la detención de proyectos.

Una de las inversiones millonarias que se encuentran paradas por problemas en los permisos otorgados por la Semarnat es la correspondiente al "Hotel Playa Senator Riviera Maya" que se edificaría en un terreno de 253.33 hectáreas entre la caleta Xel-Ha y Punta Solimán.

Uno de esos casos de inversiones afectadas fue la construcción del Hotel Playa Senator, que se encuentra detenida luego de que la Secretaría de la Función Pública detectara irregularidades en el procedimiento de otorgar los permisos.

Si bien Carlos Rafael Antonio Muñoz Berzunza, ex titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (Sema), es uno de los hombres más perversos del borgismo, señalados por actos de corrupción, su vida personal y familiar es más oscura, plagada de abusos, fraudes, truculencias y otros crímenes.

El nefasto historial personal y familiar de Muñoz Berzunza está a punto de desbordarse y acabar en prisión en manos de sus molestos acreedores, según trascendió.

Las facturas pendientes le esperan, pues los impacientes empresarios se han cansado de esperar y hoy quieren detonar la bomba informativa.

Por el momento, basta recordar que Muñoz Berzunza conocido como el “Plátano” viene “nadando de muertito” pero sin dejar de lado su vida de lujos y comodidades, que van de la mano con autos del año y hasta un yatecito que tiene oculto en algún lugar de la Riviera Maya.

Hay que recordar que la fortuna de Muñoz Berzunza la ha amasado sobre una larga lista de atentados contra a la naturaleza de Quintana Roo, empezando por autorizar impactos ambientales en zonas protegidas de Tulum, Bacalar, Othón P. Blanco y la Riviera Maya, según las autoridades.

No hay que olvidar que por su misma ineficiencia, falta de compromiso y arbitrariedades, fue cesado del cargo de delegado de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de manera pública y personal por el entonces presidente de la Republica Felipe Calderón Hinojosa, en una visita hecha a Quintana Roo el 18 de mayo del año 2007. ¿Quién te acusa?

Ca be recordar que Muñoz Berzunza es conocido como el “Plátano”, porque jamás ha sido “derecho” o recto, por lo que tiene una vida llena de lujos y comodidades que no van de acuerdo a sus ingresos que obtuvo como funcionario.

Esa fortuna para las agrupaciones ecologistas la ha amasado sobre una larga lista de atentados contra a la naturaleza de Quintana Roo, empezando por autorizar impactos ambientales en zonas protegidas de Tulum, Bacalar, Othón P. Blanco y la Riviera Maya.

Malecón Tajamar

Cabe resaltar que en 2015 cuando se destruyó el Malecón Tajamar, fue gracias a que dio su autorización, junto con otros permisos federales, por eso policías municipales y estatales de Quintana Roo ingresaron y destruyeron todo, lo mismo que trabajadores de Fonatur.

Ciudadanos denunciaron que en la zona había especies en peligro de extinción incluidas en la norma oficial mexicana NOM-059 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), entre ellas la rana leopardo, la iguana rayada, el cocodrilo Moreletti y diversas aves.

Los ecologistas advirtieron que desmontar y rellenar el manglar traerá graves consecuencias para la ciudad porque no sólo se está destruyendo el hábitat de numerosas especies de animales y plantas, sino que se está dejando a Cancún indefensa ante los huracanes e inundaciones.

Libre de virus. www.avast.com



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Cúspide

Inicio

Cuspide México

Periodismo libre, veraz y oportuno

infonogales

Somos su mejor opción de información en línea

A %d blogueros les gusta esto: