LA BARRIADA

POR MARTIN AGUILAR

EL LEON NO ES COMO LO PINTAN

Luego del anuncio que hizo el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador de construir una nueva refinería en Tabasco para hacer crecer a Petróleos Mexicanos (Pemex), pero el endeudamiento de la paraestatal continúa ya que el adeudo que tiene por 35 millones de dólares con la empresa Consorcio Grup Servicci Petroliere (GSP) por el arrendamiento de una plataforma de perforación marina en aguas del Golfo de México, sigue vigente.

Y es que el contrato fue firmado con Pemex Perforación y Servicios el 11 de enero de 2013, pero pese a ser por mil 66 días, fue concluido anticipadamente el 30 de abril de 2015 por parte de la petrolera sin explicación alguna.

La plataforma GSP Atlas fue prácticamente abandonada en la localización Balam-TA desde el 1 de mayo de 2015 hasta el 16 de abril de 2016, porque Pemex no proporcionó los barcos remolcadores, no cerró el pozo ni desfogó líneas de boyado, por lo que la empresa contratada solicitó el pago de ese tiempo.

Con base en el contrato 421002873 –del que se posee copia- se hizo el reclamo.

Pemex reconoció el adeudo por 16 millones doce mil quinientos dólares, lo que representó el 50 por ciento del total y se comprometió a liquidarlo, pero no lo ha hecho.

El reclamo ahora es por el total, con actualizaciones: 36 millones de dólares.

GSP (GRUP SERVICCI PETROLIERE), la empresa líder en Europa con más de 106 años dedicada al negocio de la extracción de hidrocarburos, continúa su batalla legal por el pago del adeudo que tiene Pemex sin que, a la fecha, la actual administración haya cubierto su adeudo, no obstante tener dos acuerdos de pago previos, puesto que la deuda data de 2016 y a la fecha continúa sin que pueda apreciarse algún interés por pagar.

La actitud deshonesta de Pemex por aplazar indefinida e injustificadamente con artimañas legaloides el pago de sus obligaciones sólo ha causado deterioro, daños y afectación al equipo y plataformas de GSP.

Esta empresa que invirtió sus recursos en México ha sufrido, además, el robo de cables, material y equipo con un valor de 1.7 millones de dólares –unos 34 millones de pesos-, más equipo TPO Drive por un valor de 20 mil dólares, unos 400 mil pesos. Inclusive, ha sufrido el acoso y maltrato de sus empleados, además de ver que su equipo sea usado por otros proveedores de Pemex en Campeche y Tabasco.

La falta de seriedad de Pemex, por su falta de pago, ha traído como consecuencia al menos 20 familias mexicanas, que han visto afectados sus ingresos.

Se ha continuado con el mantenimiento operativo de las plataformas por más de dos años para evitar su deterioro y hoy en día Pemex continúa un juicio contra GSP para eludir el pago, por 35 millones de dólares, más intereses; es decir, 41 millones de dólares aproximadamente.

¿Tendrá conocimiento la próxima administración de Petróleos Mexicanos de estas irregularidades, que sólo desalientan la inversión en México, contra las buenas intenciones del presidente electo.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: