Se siguen violando los derechos humanos de los indígenas en México a 526 años de la llegada de los españoles : CNDH

POR ERZA ZAVAGE

  • Existen 15.7 millones de indígenas en México, 6.6 millones de ellos son hablantes de lenguas prehispánicas: Conapred.
  • Viven en pobreza el 80% de ellos y de estos el 30% sufre pobreza extrema: Coneval.
  • El 15% de la población no indígena no tiene recursos suficientes para una nutrición adecuada

Ciudad de México, 9 de agosto.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) aceptó que en México no se ha logrado garantizar de manera efectiva el respeto a los derechos humanos de la población indígena y a pesar de uno de cada cinco mexicanos pertenece a esos pueblos, es una comunidad que enfrenta condiciones adversas por el simple hecho de ser lo que son.

En tanto que el Consejo nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) señala las diferentes muestras de discriminación de las que son víctimas entre el 60% y 80% los indígenas, dependiente del rubro, así como los prejuicios y estigmas que tienen que enfrentar a diario en todo México, que van desde condiciones de pobreza, falta de acceso a servicios básicos y hasta ideas generalizadas sobre su condición socioeconómica.

De toda la población indígena, la que más sufre discriminación y abusos es aquella que es hablante de alguna de las 68 lenguas madres, sólo uno de cada 10 de estas personas habla también español, lo que complica cualquier contacto con gente fuera de su comunidad, y por ello, el 60% de los hablantes viven en comunidades rurales, donde el uso de esa lengua es aceptado, la mayoría en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

En el tema de bienestar el 80% de los integrantes de las comunidades indígenas en nuestro país están en pobreza y un 30% del total de estos grupos están en condiciones de pobreza extrema. A nivel nacional, de quienes no pertenecen a estas comunidades, solo el 5% está en pobreza extrema.

Según un estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México el 15% de la población no indígena no tiene recursos suficientes para una nutrición adecuada (el acceso a la canasta básica). Entre la población indígena, este número asciende a 49.3%.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación (ENADIS) 2017, el 75.6% de las 39,101 personas entrevistadas en sus hogares considera que las personas indígenas son poco valoradas por la mayoría de la gente; y 49.3% estima que los derechos de esa población son poco o nada respetados, mientras que el 40.3% de las personas indígenas declaró haber experimentado al menos una situación de discriminación, como rechazo o exclusión de actividades sociales, le hicieron sentir o miraron de manera incómoda, recibió insultos, burlas o le dijeron cosas que le molestaran, recibió amenazas, empujones o jaloneos o le obligaron a salir de una comunidad.

Algunos de los hechos violatorios de derechos humanos de personas y comunidades indígenas más frecuentes en el periodo 2015 a julio de 2018, incluyendo a personas jornaleras indígenas, son, entre otros: faltar a la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficacia en el desempeño de las funciones, empleos, cargos o comisiones; acciones y omisiones que transgreden los derechos de las personas indígenas.

Otros casos se refieren a la prestación indebida del servicio público; trato cruel, inhumano y degradante; acciones u omisiones contrarias a los derechos de las personas privadas de su libertad; detención arbitraria; omitir proporcionar atención médica; omitir proporcionar intérprete o traductor si no habla el idioma, y omitir dar respuesta a la petición formulada por cualquier persona en ejercicio de su derecho.

Por esas causas, la CNDH emitió 17 recomendaciones específicas, una conciliación y dos recomendaciones generales, sobre el derecho a la consulta previa de pueblos y comunidades indígenas en toma de decisiones, inadecuada atención médica, violación al derecho a la protección de la salud y la vida.

También se vulnera su acceso a la información en materia de salud, consentimiento informado en servicios de anticoncepción, libertad y autonomía reproductiva y violencia obstétrica en el Sistema Nacional de Salud, así como discriminación a personas indígenas y privación ilegal de la libertad e impedimento al derecho a la educación.

De acuerdo con los expedientes de queja con que cuenta la Comisión Nacional, persisten las prácticas discriminatorias, racistas e intolerantes contra integrantes de pueblos y comunidades indígenas; violencia de género contra niñas, niños y adolescentes indígenas; feminicidios contra mujeres indígenas y resistencia social y comunitaria a la participación política de las mujeres indígenas.

También, falta de reconocimiento de los sistemas normativos de los pueblos y comunidades indígenas y la inobservancia del derecho a la consulta libre, previa e informada, ausencia de empleos bien retribuidos y tolerancia del trabajo infantil y sus peores formas, falta de regulación de las empresas trasnacionales extractoras de recursos naturales (mineras y eólicas), dificultad en el acceso a la justicia de las personas indígenas, incluida la problemática de personas indígenas en reclusión.

En el mismo periodo, 2015-2018, los derechos más vulnerados son: a la seguridad jurídica, al trato digno, a la integridad y seguridad personal, a la protección de la salud, de petición, a la igualdad, a la libertad y a la legalidad

La tutela efectiva de los derechos de la población indígena –compuesta por 15.7 millones de personas de las cuales 6.6 millones hablan una lengua originaria— no se ha consolidado plenamente en el sistema de prácticas sociales, jurídicas y políticas en el país, a pesar de contar con uno de los mecanismos jurídicos más eficaces contra los fenómenos de discriminación y violencia.

También el Estado colabora en la violación a las garantía individuales de los pueblos indígenas, en cuanto al derecho al trabajo digno, solamente el 44% de los integrantes de comunidades indígenas forman parte del mundo laboral y de estos, por cada 10 hombres con empleo 4 mujeres acceden a formar parte del mundo laboral. Esta brecha de género laboral es de 7 mujeres por cada 10 hombres a nivel nacional.

Casi el 60% de los miembros de comunidades indígenas que tienen empleo, son trabajos de baja remuneración, y no cuentan con seguridad social, aunqueexisten programas de salud que también los incluyen, pero solo el 15% de sus integrantes cuentan con afiliación a sistemas de salud.

La escolaridad de los hablantes indígenas es, en promedio, de 5.7 años de escuela que equivale al nivel 5 de los 6 años de primaria. Sin embargo, los hombres ascienden a 6.2 este promedio, mientras que en mujeres indígenas es tan solo 5.1 años; y la media nacional es de 9.1 años.

El promedio nacional de analfabetismo en personas de 19 y 59 años es de 3% de analfabetismo, entre la población indígena del mismo rango de edades el analfabetismo es de 6.9%.

https://noticiasdelosdiputados.wordpress.com/

https://cuspidemexico.com/

https://liberalmetropolitanomx.com/



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Cúspide

Inicio

Cuspide México

Periodismo libre, veraz y oportuno

infonogales

Somos su mejor opción de información en línea

A %d blogueros les gusta esto: