LA BARRIADA

POR MARTIN AGUILAR

EL OTRO LADO DE LA CARA

Si alguien tenía duda de que los morenistasusaron el voto popular de trampolín para irse al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la diputada Ernestina Godoy prepara las maletas para dejar el Congreso de la CDMX el próximo 15 de noviembre.

Usando el voto ciudadano, Godoyobtuvo una curul para representar a los capitalinos en el primer Congreso de la ciudad, de la cual es líder. Pero le ganó la línea que le tiran desde arriba y se va al gobierno federal.

A pesar de haber jurado como diputada, Godoy jamás fue bajada de la lista original que la ponía como precandidata a dirigir la Fiscalía para Delitos Electorales, que fue el primer puesto para AMLO le echó el ojo.

Ella siempre negó que dejaría su curul, “pues ése había sido el mandato del pueblo”, pero ya le llegó el verdadero mandato y, sin chistar, dejará su diputación, aunque aún no hay claridad sobre su destino.

Si bien es cierto que la Fepade sigue siendo una posibilidad, por ahí se andan diciendo que tampoco se le descarta en el próximo gobierno capitalino para estar en la Consejería Jurídica de Claudia Sheinbaum.

Vaya a donde vaya, su salida desató una guerra interna —más bien la atizó— por la sucesión en Donceles, donde sigue siendo la lideresa formal, aunque es obvio que desde el principio nadie le hizo caso.

Se habla de que Eduardo Santillán, vicecoordinador de Morena, podría ocupar su lugar.

Claro que quiere y se está moviendo para ello, pero no es el único, pues también José Luis Rodríguez, Valentina Batres y hasta Ricardo Ruiz, (suplente de Alejandro Encinas) son los que suenan.

De todos ellos, a Santillán al menos le gira la piedra y tiene vasos comunicantes con todos, incluso con la oposición, por lo que luce como el favorito para dar el brinco, pero hacia el interior de Morena le están poniendo piedras.

De Valentina Batres, quien también tiene experiencia, el peso del apellido la descartaría de entrada.

Y de Ricardo Ruiz, pues el único mérito que tiene —si se le puede llamar así— es que ha sido el gato de toda la vida de Alejandro Encinas.

Queda José Luis Rodríguez, quien, por ser diputado de un distrito de la Cuauhtémoc, todos ligados con Ricardo Monreal, pero no se le conocen mayores habilidades.

Para dirigir la Junta de Coordinación Política por supuesto que se necesitan conocimientos, pero para coordinar a una manada tan apache como los morenos, se necesita algo más y ahí no cualquiera puede.

Se supone que la salida de Ernestina representaría una oportunidad para que Sheinbaum pusiera a uno de los suyos, pero por más que se le busque, la jefa de Gobierno electa no tiene a nadie en Donceles.

En ese aspecto, luce solitaria y debería tomar las experiencias de El Peje y del propio Marcelo Ebrard, que cuando llegaron al gobierno se las vieron negras porque no tenían piezas propias en Donceles.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Cúspide

Inicio

Cuspide México

Periodismo libre, veraz y oportuno

infonogales

Somos su mejor opción de información en línea

A %d blogueros les gusta esto: