LA BARRIADA

POR MARTIN AGUILAR

CAMARÓN QUE SE DUERME

No solo en el gobierno federal se cuecen habas, tras la denuncia de varios empleados de confianza y de estructura del Servicio de Administración Tributaria (SAT) en varias partes de la república que han denunciado a través de las redes sociales de que han sido despedidos, sin dejar de mencionar que también han sido amenazados y retenidos contra su voluntad, sino firman su renuncia para que los dejaran salir.

En la alcaldía de Álvaro Obregón, no ha sido la excepción, ya que la alcaldesa, Layda Sansores ha puesto la cosa color de hormiga en Álvaro Obregón, donde más de tres mil trabajadores se sintieron humillados en la comida que, con motivo de las fiestas decembrinas, les fue ofrecida.

Y es que mientras circularon fotos donde se ve a la alcaldesa comer en un asado fifí, presuntamente en el jardín de su casa del Pedregal, solamente con los cuates, hay videos donde la base trabajadora le exigen, aunque sea comida corrida en la reunión de fin de año.

Escoltada por el ex escolta del actual Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y hoy encargado del área administrativa de la alcaldía obregonense, Alberto Esteva, la morenista trata de explicar a los trabajadores que ella no tiene ninguna culpa sino los líderes sindicales, incluso en uno de los videos se aprecia a Esteva invitando a los trabajadores a reclamarle a su líder o al proveedor, que, según él, exigió el pago anticipado del banquete para tres mil personas o, de lo contrario, no lo serviría.

Los empleados alegaban que no son tres mil, sino cinco mil, pues la alcaldesa no contó a los trabajadores de la llamada Nómina 8, que se sintieron discriminados y aunque los afectados le solicitaron a Layda que no se retirara sin solucionar el problema, pues había varias personas sentadas en las mesas sin nada que comer, la funcionaria puso tierra de por medio y se fue.

Ya que representantes del sindicato aclararon que ellos intervinieron exclusivamente para evitar que la pelirroja pasara por encima de la dignidad de los trabajadores, pues Layda les quería dar solamente un tamal en el parque de Plateros, por lo que la dirigencia aclaró que su intervención se limitó a conseguirles a las autoridades platillos de 75 pesos por persona, y que se pidió incluir a todo el personal, sin excluir a los de Nómina 8.

Y es que la alcaldía se negaba incluso a darles boletos para la rifa de regalos a los empleados que no cuentan con base laboral, sin importar que lleven varios años trabajando en Álvaro Obregón, que, aunque son cinco mil trabajadores, el sindicato pidió que se contrataran solamente cuatro mil 500 platillos, conscientes de que no todos asisten al festejo, pero que la autoridad solamente pagó tres mil y que ese fue el problema.

Contrario a lo que dicen la pelirroja y Esteva, los sindicalizados afirman que quien contrató al proveedor fue la alcaldía y que tienen las pruebas de ello, por lo que le exigen a la alcaldesa que tenga el valor de reconocerlo y que honre los supuestos valores con los que llegaron predicando para pedir el voto, y que son honestidad, valor y sinceridad.

Independientemente de cómo haya estado el asunto, es la enésima ocasión en que Layda está implicada en temas fifí por el uso de recursos públicos, pues mientras ella se da vida de noble, los votantes de su partido son víctimas de los filtros para pelusa que pone, por lo que se sienten burlados por la alcaldesa al quererles ver la cara de tontos.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: