¡ARRIBISTAS!

¡ARRIBISTAS!
*Están más preocupados por promover su imagen con objetivos electorales que en gestionar acciones que beneficien a los quintanarroenses.

*Adriana Teisser, Patricia Palma, Mildred Ávila y Jesús Pool, Luis Alegre, Ana Patricia Peralta, Jorge Emilio González, Marybel Villegas, José Luis Pech y Mayuli Martínez le han costado a la nación cerca de 5 millones de pesos en poco más de tres meses.

STAFF SOL QUINTANA ROO

Ciudad de México.- Durante sus primeros 135 días en el cargo, los tres senadores y cinco diputados federales que representan a Quintana Roo en el Congreso de la Unión se han llevado ya bolsa cercana a los cinco millones de pesos por un trabajo legislativo irrelevante para el país e improductivo para la entidad que les dio los votos.

Por el contrario, lejos de defender las causas que pueden traer beneficios a los quintanarroenses, los diputados Adriana Teisser; Patricia Palma, Mildred Ávila y Jesús Pool, Luis Alegre, Ana Patricia Peralta y Jorge Emilio González, así como los senadores Marybel Villegas, José Luis Pech y Mayuli Martínez han aprobado leyes y reformas que afectan la economía y la paz y la tranquilidad de sus presentados directos.

Además, han mostrado incapacidad para gestionar acciones ante la Federación que ayuden a concretar las promesas de campaña que repitieron hasta el cansancio ante un electorado ansioso de cambios verdaderos en la entidad para salir de los rezagos económicos, laborales, sociales y hasta culturales.

Y pese a los pocos días de haber asumido el cargo y sin mérito alguno, todos, sin excepción se candidatean por todo el estado en busca de una nueva posición en la estructura de los cargos públicos que se obtienen por la vía electoral, es decir, todos ellos buscan la gubernatura y las presidencias municipales, según sea el caso.

En Quintana Roo están como representantes por el Distrito 1, Adriana Teisser; por el Distrito 2, Patricia Palma; por el Distrito 3, Mildred Ávila y por el Distrito 4, Jesús Pool. Y también representando a la entidad por la vía de la representación proporcional está Luis Alegre, Ana Patricia Peralta y Jorge Emilio González.

En estos primeros 135 días, los cinco diputados le han costado al país 2 millones 393 mil 995, pues el ingreso neto mensual –sin impuestos– de cada uno de los legisladores de San Lázaro es de 119 mil 699.75 pesos.

En el caso de los senadores, que estarán vigentes hasta el 31 de agosto de 2024. Los senadores por Quintana Roo son Marybel Villegas, José Luis Pech y Mayuli Martínez, ya han recibido 2 millones 467 mil 200 pesos de salario en los primeros 135 días, pues cada uno de los integrantes de la Cámara Alta reciben 164 mil 480 pesos mensuales.

Lo más lamentable es que dada falta de oficio, preparación y destrezas políticas-legislativas, más que la de levantar la mano, las comisiones a las que pertenecen los legisladores de Quintana Roo, a excepción a la que preside Luis Alegre que es la Comisión de Turismo, el resto no tienen mayor relevancia ni para el país y mucho menos para el estado. Es decir, no porque las comisiones no sean importantes pero los temas que manejan no son prioridad para el gobierno en el poder.

Las comisiones que les fueron designadas a los diputados son: Adriana Teisser, secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, y Turismo; Patricia Palma es secretaria de la Comisión de Turismo; a Mildret Ávila en la comisión Desarrollo Social, Educación, Igualdad de Género; y Jesús Pool Moo es integrante de la Comisión de Comunicaciones y Transportes; Presupuesto y Cuenta Pública, y Seguridad Pública.

En tanto a los diputados plurinominales Luis Alegre es presidente de la Comisión de Turismo; Ana Patricia Peralta es secretaria de la Comisión de Salud, integrante de la de Igualdad de Género; de la de Relaciones Exteriores; y por último Jorge Emilio González es integrante de la Comisión de Infraestructura.

A los senadores, Marybel Villegas Canché es secretaria de en la Comisión de Recursos Hidráulicos, además de que integrante de las comisiones de Comunicaciones y Transportes; de Hacienda y Crédito Público; de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático.

En tanto, José Luis Pech es secretario de la Mesa Directiva, de la Comisión de Ciencia y Tecnología, de la de Hacienda y Crédito Público, de la de Turismo, de la de Relaciones Exteriores Europa, y de la de Relaciones Exteriores Asia – Pacífico – África.

Por su parte, Mayuli Martínez Simón preside la Comisión de Estudios Legislativos Primera; y es integrante de la del Trabajo y Previsión Social; de Seguridad Social y de la de Comisión de Relaciones Exteriores Asia – Pacífico–África.
En principio los senadores y diputados federales que representan a Quintana Roo dieron la espalda al pueblo y traicionado la confianza al votar en el Congreso en contra la disminución del 16 al 8 por ciento del IVA en la franja fronteriza del sur del estado.

Pues los legisladores, sean diputados federal y senadores, pensaron como políticos y no como conocedores de temas de economía, pues al no defender la disminución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) el empleo y operatividad de los negocios en Quintana Roo tendrán complicaciones en 2019.

Según expertos, al no aprobarse incentivos fiscales en el Senado, como la reducción del IVA en lugar de generar mayores fuentes de empleo en el sur de Quintana Roo, se pueden prever despidos a causa del cierre de establecimientos que ya no puedan sostener su operatividad por la carga de obligaciones fiscales, derivado que el Congreso de la Unión haya rechazado reducir de 16% a 8% el IVA en Quintana Roo.

Detallan que se tenía previsto que para el siguiente año el fortalecimiento en la creación de miles de empleos en diferentes ramos de la economía, como son el comercio, hoteles, restaurantes, principalmente. También evitar el cierre de un promedio de 100 negocios, tendencia marcada desde años anteriores por falta de ventas, excesiva carga de impuestos municipales y estatales, incremento de precios de los insumos utilizados.

Además, consideran que fue un golpe fuerte para los empresarios del sur que tenían confianza en que se hiciera una zona libre en franja fronteriza, había la justificación para aplicarlo y con ello beneficiar y estimular la sostenibilidad de las empresas, crecimiento del empleo formal y detonación de la economía.

Cabe señalar que a Quintana Roo cruzan anualmente poco más 600 mil de ciudadanos de Belice a realizar compras, sostenían en parte la economía local, esto ya no será así.

Otro golpe a los quintanarroenses fue la repentina decisión de cambiar la sede de la Secretaría de Turismo Federal (Sectur), propuesta por el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, para que se construyera en Chetumal.

Y es que hace unos días, el titular de la Sectur federal, Miguel Torruco Marqués, dijo que la sede de la dependencia que encabeza sería en Cancún y no en Chetumal, como había anunciado el presidente Andrés Manuel López Obrador en campaña.

Dijo que la decisión fue tomada con el argumento de que en la capital del estado no existe la infraestructura necesaria ni movilidad aérea para que la Sectur pueda instalarse.

Aproximadamente, serían tres o cuatro los meses que tardaría el gobierno federal en el traslado desde Ciudad de México, con sus poco más de mil 500 trabajadores.

Al respecto, ni el senador chetumaleño José Luis Pech ni la legisladora Marybel Villegas Canché, ni la diputada chetumaleña Patricia Palma y mucho menos el diputado Luis Alegre que el presidente de la Comisión de Turismo en la Cámara de Diputados mostraron congruencia con las propuestas de su líder máximo López Obrador ni mucho menos con los electores de Chetumal pues ninguno defendió que la sede de la Sectur tendría que ser en Chetumal.

Lo mismo en materia de Seguridad, ya que Quintana Roo fue uno de los más afectados en materia presupuestal para el presente año para combatir la delincuencia, pues ninguno de ellos ha defendido dignamente las demandas de la población quintanarroense.

Un golpe más fue la disminución del presupuesto al campo, pues este cayó en más de 25%, es decir que se le retiraron a Quintana Roo 21 mil 700 millones de pesos de una bolsa aproximada de 72 mil 500 millones, hecho con lo cual el campo sufrirá una gran afectación.

Los productores de maíz en el estado condenaron la falta de oficio de los legisladores quintanarroenses pues los agricultores de Quintana Roo no se sienten representados por ninguno de los legisladores, sean diputados federal o senadores.

Y es que no es para menos, pues temen que por la falta de intervención de los legisladores se pueda registrar un colapsó en la producción regional, es decir, no sólo acabaría con una de las principales fuentes de alimento, sino que además dejaría sin forma de sustento a miles de familias que viven o dependen de esa actividad.

Lo cierto es que a más de 100 días de haber asumido sus cargos, los diputados Adriana Teisser, Patricia Palma, Mildred Ávila y Jesús Pool, Luis Alegre, Ana Patricia Peralta y Jorge Emilio González, así como los senadores Marybel Villegas, José Luis Pech y Mayuli Martínez siguen más preocupados por proyectar una imagen que en atender y defender las justas demandas de las familias de Quintana Roo.

¡SIN ESTUDIOS!

La Cámara de Diputados se encuentra integrada por 500 miembros, lo cual la convierte en una de las más numerosas del mundo. Pero lo que llama mucho la atención y que es motivo de enojo por parte de la ciudadanía, es el salario y la cantidad de compensaciones a las que tienen acceso los legisladores, muchos de los cuales carecen de estudios profesionales.

Su sueldo consta de tres partes: percepciones (dieta mensual por 74 mil 672.32 pesos), apoyos económicos (asistencia legislativa 45 mil 786 pesos y atención ciudadana 28 mil 772 pesos) y apoyos por cargo, rubro que se maneja de forma discrecional, ya que depende si el legislador es coordinador parlamentario o presidente de alguna comisión, por ejemplo.

De entrada tenemos que un diputado federal gana 149 mil 230.32 pesos mensuales, más el monto que se le asigna por cargos especiales. Hay quienes llegan a ganar 170 mil pesos al mes.
Habrá que ver cómo se ajusta el salario de los diputados ahora que Morena es mayoría y ha propuesto un recorte de dos mil 752 millones de pesos.

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, 46 por ciento de los miembros de la LXIV Legislatura que inició el 1º de septiembre, carecen de título profesional, mientras que en el Senado de la República, el 30 por ciento tampoco tienen cédula profesional.
Y aunque en el mismo Senado fue presentada una iniciativa para hacer obligatorio que todos los legisladores cuenten con estudios profesionales, en la práctica dista mucho el día en que todos nuestros diputados y senadores tengan un nivel académico de licenciatura.

Y es que nuestra Constitución Política no exige ningún grado de estudios como mínimo para ser legislador.

El artículo 55 dice que solo es necesario ser mexicano de nacimiento, tener 21 años cumplidos el día de las elecciones (para el Senado pide un mínimo de 25 años), ser originario o vecino del estado que aspire representar, no estar en servicio activo en el Ejército o la policía, no ser alto funcionario en cualquiera de los tres Poderes de la Unión u órganos autónomos ni ser ministro de algún culto religioso.

Nada dice acerca de estudios ni preparación académica.

CONGRESISTAS SIN ESTUDIOS

En la Cámara de Diputados de un total de 500 legisladores solamente hay 276 profesionistas titulados. Los legisladores con grado académico son egresados de universidades como la UNAM o de autónomas estatales y algunos del ITAM.

Al Palacio Legislativo llegarán médicos, periodistas, abogados, profesores, actores, conductores de televisión, boxeadores y, por supuesto, los tradicionales "chapulines".

Entre estos últimos tenemos a los ex senadores Zoé Robledo Aburto, nombrado subsecretario de Gobernación; Mario Delgado y Dolores Padierna, quienes se pelean la coordinación de la bancada de Morena; así como los ex diputados de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, Luis Alberto Mendoza Acevedo y Mauricio Toledo.
Bueno y ni qué decir, tenemos al senador con licencia y todo un profesional del "chapulineo", Jorge Emilio González Martínez, heredero del PVEM, quien llega por la vía plurinominal por la tercera circunscripción a la cual pertenece Quintana Roo.
En la legislatura que está por finalizar por Quintana Roo hay cinco diputados plurinominales y tres de mayoría relativa, mientras que en la que inició el 1º de septiembre hay tres plurinominales y cuatro de mayoría relativa.

En total, el estado Quintana Roo contará con 10 legisladores federales: siete diputados y tres senadores.

En la Cámara Baja tendremos a Jorge Emilio González y Ana Patricia Peralta de la Peña por el PVEM; dos de Morena, Adriana Paulina Teissier Zavala y Carmen Patricia Palma Olvera; uno del PT, Jesús de los Ángeles Pool Moo; una del PES, Mildred Concepción Ávila Vera; y un plurinominal de Morena, Luis Javier Alegre Salazar, de los cuales solamente cuentan con título profesional Mildred Ávila y Pool Moo, los restantes cinco carecen de título profesional, o al menos no aparecen en el Registro Nacional de Profesiones.
Pero hablando de nivel de académico, ¿cuál es la preparación de los legisladores que representarán a Quintana Roo en el Congreso de la Unión?

En el caso de la diputada federal por el Partido Encuentro Social, Mildred Concepción Ávila Vera, es profesora de Educación Primaria, estudió en el Centro Regional de Educación Normal "Lic. Javier Rojo Gómez", con la cédula profesional 1108795.
Mildred Ávila llega a San Lázaro por dos cuestiones fundamentales: para cumplir con el tema de la equidad de género y ser una de las bases con que cuenta Morena en Quintana Roo.

Su participación en el Acuerdo de Unidad para la Prosperidad y el Renacimiento de la Nación a que convocó López Obrador en el Monumento a la Revolución en la Ciudad de México el año pasado, fue determinante.

Recibió todo el apoyo del partido de AMLO para obtener la candidatura a la diputación federal.

POCOS ESTUDIOSOS, MUCHOS "GRILLOS"
Por el Partido del Trabajo, tenemos al diputado federal, Jesús de los Ángeles Pool Moo, quien es otro de los que dio el brinco del otrora partidazo, el Partido Revolucionario Institucional a la alianza de partidos de López (Morena-PT-PES).

Pool Moo tiene dos licenciaturas: en Administración y Derecho cédulas 3572104 y 8248872.
Adriana Paulina Teissier Zavala, diputada federal por Morena está relacionada con el sector turístico. No aparece en el registro de cédulas profesionales.

Su trayectoria en el servicio público inició en la década de los noventa en la Secretaría de Turismo federal, ocupando diversos cargos, posteriormente colaboró con el gobierno del Estado en la creación de los fideicomisos turísticos. También fue presidenta del DIF de Cozumel.
En cuanto a la diputada federal morenista, Carmen Patricia Palma Olvera, dirigente estatal de El Barzón, fue inscrita en la Ciudad de México como candidata a diputada por el Distrito 2 por la coalición "Juntos Hacemos Historia"; sin embargo, ella se registró en el estado para tener la certeza de obtener la candidatura a la diputación federal.

Palma Olvera había sido previamente contactada por el Partido Nueva Alianza (Panal), pero por intereses políticos de ex gobernadores fue descartada. La dirigencia nacional de Morena la incluyó en su encuesta interna, en la que resultó favorecida.
El empresario radiofónico Luis Alegre Salazar, diputado federal plurinominal llega también por Morena. Se dice ingeniero pero no cuenta con cédula profesional.

En una visita de López Obrador a Cancún, durante uno de sus actos de cierre de campaña, el futuro Presidente de México mencionó de manera muy especial a Alegre Salazar.
AMLO lo presentó e hizo referencia a la vieja relación que lo une con Gastón Alegre López, del Grupo Turquesa, quien es padre del diputado federal y amigo del tabasqueño.
Los comentarios de AMLO a favor de Luis Alegre llamaron la atención a todos los morenistas, y dejaron en claro que es el propio Presidente electo quien le dio una posición especial entre los cuadros políticos del partido de cara a la nueva Legislatura que empezó este mes.

LOS AMARRES DE PERALTA DE LA PEÑA
De Jorge Emilio González Martínez del PVEM, quien llega por la vía plurinominal, qué podemos decir, es todo un experto del "chapulineo", brinca del Senado a San Lázaro como todo un trapecista, sin el menor esfuerzo siempre utilizando el "negocio" que ha heredado de su familia, el Partido Verde Ecologista de México.

Es hijo del anterior presidente y fundador del PVEM, Jorge González Torres y nieto del ex gobernador de Tamaulipas, ex precandidato presidencial y dos veces secretario de Estado, Emilio Martínez Manatou.
El "Niño Verde", que de niño no tiene nada, se dice licenciado en Administración de Empresas, aunque su cédula profesional tampoco figura en el Registro Nacional de Profesionistas.

Sobre la diputada federal, Ana Patricia Peralta de la Peña, también plurinominal del PVEM y quien llega de la mano de Jorge Emilio González, se dice que sus estudios académicos los cursó en la Universidad de Miami, donde supuestamente obtuvo la licenciatura de Administración de Empresas, aunque Sol Quintana Roo constató que no aparece su cédula profesional. Mintió cuando dijo contar con un título profesional.

Su labor como integrante de la Comisión de Honor y Justicia Nacional del Partido Verde durante 2011 y 2014, le sirvieron para amarrar contactos y facilitarle su camino rumbo al Congreso local primero y ahora a San Lázaro.

Uno de los principios básicos de la actuación de los representantes de la Cámara de Diputados es salvaguardar los intereses de las personas que votaron por ellos, legislando a favor de iniciativas que redunden en beneficios para la población; sin embargo, generalmente ven por sus propios intereses, de grupo o partidistas, anteponiendo su carrera política y sus nexos con los grupos de poder, dejando en el olvido al pueblo que los eligió y al que le deben su jugosa dieta.

LOS TRISTEMENTE CELEBRES DIPUTADOS POR QUINTANA ROO
Usurpan legisladores locales profesiones con tal de llenar su hoja de vida y no quedar en ridículo ante los quintanarroenses, la mayoría no cuenta con la documentación oficial que avale sus estudios, lo que quiere decir que el Congreso está en manos de gente ignorante y sin vergüenza.

Para ser licenciado y/o licenciada nada más falta tener buena suerte, ser lame botas o traicionar a tus amigos. Con esto te conviertes en diputado, y en segundos, hasta un título aparece en tu currículum vitae. Tal como es el caso de, por lo menos, una decena de diputados que se presentan como profesionistas, pero que no terminaron sus estudios.

Al menos, en la base de datos de la Secretaría de Educación Pública no están, al menos que hayan estudiado en escuelas patito, esas que ahora hay muchas, o que estén en la lista de titulados de la "Universidad de Santo Domingo", ahí en la Ciudad de México.

PROFESIONALES… DEL ROBO
Como es el caso de la verde ecologista Tyara Schleske de Ariño, quien ante el Congreso del Estado se presenta y firma como licenciada en Ciencias de la Comunicación, pero en realidad nadie sabe si quiera donde estudió la carrera.

Es como algunos comunicadores que por algún día ser reporteros de un canal nacional hoy se ostentan como licenciados y que hasta estudiaron en Estados Unidos. Lo que hace la corrupción y el dinero cuando un familiar es funcionario de gobierno.

Sin distraernos hablemos de la hermana de Luz María Beristain, la perredista Laura Esther Beristain Navarrete, quien de líder de colonia pasó a ser licenciada en diseño gráfico; y que decir del independiente que vendió su voto por 7 millones de pesos a favor de Eduardo Martínez Arcila, Juan Ortiz Vallejo. Hoy entendemos porque es tan ignorante, pues porque sólo tiene secundaria.

Juan Carlos Pereyra Escudero de ladrón de terrenos a licenciado en derecho; el perredista José Esquivel Vargas, el jeque carrilloportense, ahora es licenciado en administración; la diputada plurinominal panista Eugenia Guadalupe Solís Salazar, cuenta con estudios medio superior.

Sin embargo, el más respetable es el doble diputado, ahora por el PES, Carlos Mario Villanueva Tenorio, quien se ostenta como licenciado en derecho. No le da vergüenza que hasta su padre, encerrado en la cárcel por lavado de dinero y asociación delictuosa estudió esa carrera y la terminó. Y todavía se atreve a declarar que no se necesita título o cédula profesional para ser diputado. Por eso este Estado está como está.

Ahora hay que ver a Ana Patricia Peralta de la Peña, del Verde, licenciada en administración. El priista Alberto Vado morales Alberto, hoy ya es licenciado en administración; Silvia de los Ángeles Vázquez Pech, de Morena, cuenta con preparatoria.

Ahora, amable lector, usted entenderá porque la XV Legislatura del Congreso del Estado está como está. Muchos de los legisladores usurpan profesiones con tal de llenar su hoja de vida y no quedar en ridículo ante los quintanarroenses, y no cuentan con la documentación oficial que avale sus estudios, lo que quiere decir que el Congreso está en manos de gente ignorante y sin vergüenza.

Por este motivo, Sol Quintana Roo reta a los diputados de la XV Legislatura a transparentar sus estudios, exhibir sus títulos y cédulas profesionales avaladas por la SEP. ¿O no pueden?

También sería bueno que Eduardo Martínez Arcila, presidente de la Gran Comisión del Congreso del Estado y el diputado Emiliano Ramos Hernández hicieran lo propio. ¿Podrán?

Libre de virus. www.avast.com



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: