LA BARRIADA

POR MARIN AGUILAR

A MAL PASO, DARLE PRISA

A más de una semana y por seguir la línea presidencial de despedir a trabajadores del gobierno para destinar dinero a quienes no estudian ni trabajan, Claudia Sheinbaum se puso en la mira y ante la gran disyuntiva: apoyar a los ciudadanos o al Presidente de la República.

La inconformidad de los trabajadores despedidos por el gobierno capitalino, las alcaldías, los órganos autónomos y el Congreso de la Ciudad de México —todos dominados prácticamente por Morena— le activaron una bomba de tiempo a la jefa de Gobierno.

Cada vez es más difícil para ella defender en la capital las acciones que en muchos sentidos toma el gobierno federal, y que ya están afectando el seno de las familias, incluso de quienes votaron por ese proyecto.

Si no se pone un alto a los despidos injustificados y se atienden los reclamos sindicales, el tema puede generar la primera gran manifestación en contra de los gobiernos de Morena, que puede ser aprovechada por grupos antagónicos al pejismo.

La inconformidad laboral la empiezan a aprovechar personajes como el líder del Sindicato Único de Trabajadores de la CDXM, Juan Ayala, quien está llamando a la rebelión, e Ismael Figueroa, que busca subir en ese barco a los bomberos.

Y si a esto se empiezan a sumar organizaciones de transportistas, comerciantes, ONG, empresarios, familias y partidos políticos, afectados todos por el tema del “gasolinazo” de la Cuarta Transformación, que está modificando la vida cotidiana del país, ni hablar.

En el Antiguo Ayuntamiento han sido incapaces de generar una estrategia que haga creer a la ciudadanía que la jefa de Gobierno, que eligieron por abrumadora mayoría, está con ellos por encima de cualquier proyecto político-partidista.

A alguien se le ocurrió que Claudia grabará un mensaje, con un tono de voz que no convencería ni al espejo, en el que repetía que todo se normalizaría pronto; junto a ella, el director de Pemex, Octavio Romero, su excompañero de gabinete con Andrés Manuel López Obrador en el GDF.

Cómo explicar por qué tanto ella como el Presidente dicen que la escasez la provocan “quienes cargan litros de más”, mientras en las redes sociales aparecen imágenes de camionetas del Gobierno de la CDMX cargando en gasolineras tinacos de cinco mil litros.

O explicar a las familias por qué tiene que correr a sus parientes que sí trabajan para dar dinero a los que no trabajan ni estudian, sin importar si mañana no tienen para pagar la renta, la luz, el teléfono, el doctor o la colegiatura.

Prometieron que con Morena iba a haber más trabajo y bienestar, pero cómo podría sostener esto ante la terca realidad que ha generado un malestar cada vez mayúsculo en la población.

Llegó el momento de que Sheinbaum demuestre de qué lado está, si de los ciudadanos de la capital o del proyecto político nacional que los está perjudicando. Quería gobernar, ¿no?, pues ahora tiene que decir a quién le será fiel.

Libre de virus. www.avast.com


Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: