LA BARRIADA

POR MARTIN AGUILAR

LA OCASIÓN HACE AL LADRON

En la Alcaldía de Benito Juárez, quienes se preguntan que pasa en esa demarcación y quienes se dedican a actividades licitas, se preguntan si el alcalde Santiago Taboada está del lado de los buenos o de los malos para saber a qué atenerse.

Resulta que la semana pasada, el alcalde panista, utilizó toda la fuerza pública de la demarcación para agredir y desalojar a personas que se dedican al reciclaje, con el argumento de que no cumplían medidas de protección civil.

La realidad es que llevó a cabo una venganza contra recicladores, porque el año pasado, cuando andaba en campaña, le negaron ayuda para sus actos proselitistas.

Lo que no cuadra es que mientras el alcalde envía a la fuerza pública para cobrar facturas, la delincuencia hace de las suyas sin que pueda meter las manos.

Por eso los afiliados a la Confederación Nacional de Industriales del Metal y Recicladores (CONIMER), se preguntan si en Benito Juárez hay que actuar fuera de ley para que el panista voltee paras otro lado.

Le recordaron que los recursos humanos y materiales son para gobernar a todos los habitantes de Benito Juárez y no para cumplir caprichos contra quiénes no simpatizan con su doctrina política.

Pero lo más delicado, señalaron es que el alcalde panista en Benito Juárez quiere emular al presidente municipal de Guanajuato, Alejandro Navarro, lanzando campañas discriminatorias y de desalojos porque en los territorios que gobiernan no quieren ver a gente pobre. Como la ven.

Y aunque Taboada ya cumplió apenas cuatro meses desde que tomo el cargo, apenas si está empezando limpiar su casa de los malos funcionarios corruptos, por lo que toda la responsabilidad recae en el alcalde, siendo que todavía quedan funcionarios de las administraciones pasadas y que han estado en escándalos de corrupción.

Como están los ex jefes de vía pública, que protegen a un grupo de oferentes, a quienes primero se les desaloja en contubernio con las autoridades actuales de la vía pública, para posteriormente promover “amparos” a través del Licenciado Abel “N”, quienes cobra miles de pesos por este recurso.

Mismos que aunque sea desechado, les sirve a los ambulantes para “respaldarse” y posteriormente, estos ex jefes y “Abel”, los ingresan a sus seudo organización para posteriormente extorsionarlos por usar la vía pública.

Y es que de acuerdo a denuncias de “Comerciantes Unidos en Benito Juárez”, es el coordinador operativo de vía pública en la alcaldía, Miguel Saúl López, quien con el respaldo de Alejandro Vázquez, jefe de Vía Pública, respalda dichas acciones.

Solo hacen todo para que a dichos comerciantes callejeros les otorguen “presuntamente” la suspensión provisional en dichos amparos, con lo que prácticamente durante los próximos tres años, serán inamovibles en sus puntos de venta, por lo que el alcalde panista tendrá que poner un alto a toda esa mafia de los inspectores de vía pública para que dejen de extorsionar a los comerciantes ambulantes.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: