De frente y Perfil // Ramón Zurita Sahagún// ¿Sexenio o Semestre?

De frente y Perfil
Ramón Zurita Sahagún
¿Sexenio o Semestre?
Al analizar el estilo de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador, todos quedamos sorprendidos. Ni siquiera el súper energético Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) se le puede comparar. Luis Echeverría Álvarez trabajaba hasta el límite de sus fuerzas y al máximo de sus capacidades. Hizo mucho bien. Trató de servir y atender a los más necesitados (Campesinos olvidados y urbanos desvalidos), aumentó tecnológicos y universidades ampliando centros de educación superior para todos, generando así mejores empleos. A regañadientes aceptó la instalación de maquiladoras en la frontera norte (Que con el tiempo la estupenda labor de la mano de obra mexicana ha más que duplicado una fuerza de trabajo bien remunerada).
Pero a lo positivo debe oponerse el manejo de Echeverría Álvarez a la deuda pública nacional del que cuyo monto y servicio él se responsabilizó. Así el 31 de agosto de 1976 se acabó la ilusión, el dólar pasó de $12.50 a más del doble y después continuó en una caída libre desenfrenada. Echeverría como lo hace ahora AMLO, se encontraba listo para trabajar día y noche sin descanso tenía 48 años al asumir el ejecutivo Federal.
Hoy el señor presidente Andrés Manuel López Obrador, literalmente no se da punto de reposo. Su intensa actividad amerita una evaluación de carácter físico y psicológico. Veamos. De lunes a viernes sostiene conferencias a las 6 de la mañana, tras cambiar opiniones con su gabinete o equipo desde media hora antes la conferencia (y entrevistas posteriores) culminan a las 10:30 y 11 de la mañana. A continuación emprende viaje en su viejo Datsun hasta el aeropuerto Internacional de la ciudad de México Benito Juárez de cuyas terminales 1 y 2 parte indistintamente/vieja en avión de línea a la entidad que él escoge –ante sí y para sí- para visitar los municipios donde lo recibirán miles de ciudadanos (No acarreados) quienes lo vitorean cual fuera Maradona para los argentinos en 1986 cuando los ches ganaron (¿Con la mano de dios?) el Mundial de Futbol en México.
Tras ese baño de pueblo en el cual ofrece a los locales lo máximo que anhelan, siempre envuelto en el entusiasmo de la raza, previo refrigerio regresa a las cinco o 6 de la tarde también en vuelo comercial a la capital.
¿Creen que acaso se retira a descansar? Nada de eso, A partir de las 8 de la noche tras merendar fugazmente sostiene largas ocupaciones con sus secretarios de despachos. En esos menesteres dan las once o doce de la noche cuando pasa a su recamara en el Palacio Nacional.
A la mañana siguiente se levanta a las 4 de la mañana para asistir a las conferencias mañaneras. Y a la vuelta a repetir la rutina.
Las referidas tareas son para un Superman pero para un hombre de 65 años que ha sufrido uno o dos ataques cardiacos, dichas actividades pueden resultar más que peligrosas, fatales.
Alguien médico o consejero deberían instarle a tomar las cosas con calma. El periodo presidencial es de seis años no de seis meses. Las medidas y resoluciones adoptadas para infundirle carácter y valía a su mandato no deben tomarse a la ligera ni menos aún inventar todos los días una meta nueva.
Deben insistir y aferrarse a una encomienda, por ejemplo al combate a la inseguridad y combate a la delincuencia organizada, como , para inmediato tomar las provisiones para el caso y mover los hilos del poder para imponer seguridad y tranquilidad a Tijuana, Colima, Reynosa y Acapulco y donde sea requerida para restaurar el tejido social y abatir a los malandrines
Superada esa dedicarse a otra, ver siquiera la liberación de las vías férreas y caminos de cuotas para evitar la violación ya casi costumbre, de la importantísima Ley General de vías de Comunicación como ha venido aconteciendo impune y sistemáticamente por unos cuantos granujas de la Sección 18 del CNTE. Allí queremos todos ver actuar con firmeza o justicia al presidente. Una cosa es que AMLO haya sido “travieso” de joven y otra que ya con a investidura de presidente de la República se rehusó a aplicar la ley.
Casi todos los ciudadanos, menos un grupito de la CNTE aplaudiríamos que pusiera orden en ese renglón. De hacerlos no se repetirían tales acciones que caen en tipos delictivos. Si los tolera se va a repetir a lo largo y ancho del territorio nacional durante su administración.
El presidente debería serenarse como se refiere a otros actores políticos y reflexionar que si cuida a su salud gobernará en sus casi seis años de gobierno de su encargo. Si no entiende y no quiere entender y se considera ultra-humano, no hay quien le asegure vida y capacidad para gobernar durante este lapso.
Más vale que medite sobre tales particulares. Cierto es que otro presidente extrovertido e incansable ha alcanzado 97 años de su edad, más como lo indica la conocida sentencia, “la excepción confirma la regla”. Y a propósito muchos nos preguntamos Por qué la excepción viene a confirmar la regla. ¿No parece lógico? ¿O Sí??.

Libre de virus. www.avast.com



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: