LA BARRIADA

POR MARTIN AGUILAR

NADIE SABE PARA QUIEN TRABAJA

La falta de capacidad operativa de Morena en el Congreso de la Ciudad de México puede hacer que la administración de Claudia Sheinbaum, se venga abajo, ya que depende, en gran medida, de la granja de Donceles para sacar adelante su agenda y es que, si bien la jefa de Gobierno cuenta con una amplia mayoría legislativa, de ese mismo tamaño, es la falta de capacidad de sus cuadros y de quienes decidió que pastorearan el rebaño morenistaen el órgano legislativo.

Empezando por quien ella empujó para que fuera el coordinador de la bancada, Ricardo Ruiz, quien se paraliza de pánico al quedar exhibido por su falta de pericia, y al desgaste que eso le pueda ocasionar entre sus compañeros, por eso deja pasar todas las bolas, en espera de que sus vicecoordinadores resuelvan todo; o al menos que carguen con los fracasos, para librarse de la responsabilidad.

En una etapa en la que es de vital importancia para Sheinbaum y para los propios ciudadanos que salga adelante la agenda legislativa de la ciudad, no se ve con qué equipo lo pueda hacer y es que, en términos futboleros, con el equipo legislativo actual es como ir a disputar la Champions League ante estadio lleno, con todas las televisoras enlazadas, teniendo enfrente al Barcelona y salir a la cancha con el… ¡Atlético San Pancho!

Porque ni Valentina Batres ni José Luis Rodríguez, quienes han intentado tomar la operación en lugar del pasmado Ruiz, le entienden bien al asunto y carecen del conocimiento, de la técnica legislativa; y los que algo le saben ni a la banca los convocan y un ejemplo claro fue la reciente promulgación de la Ley de Derechos Humanos que un grupo de diputados morenistas sacó, ante la pasividad de sus compañeros en el pleno, y que no gustó ni a Sheinbaum ni a la presidenta de la Comisión en la CDMX, Nashieli Ramírez.

La jefa de Gobierno quiso vetar la ley y se negó a publicarla, hasta que el diputado perredista Jorge Gaviño sacó su largo y retorcido colmillo para exigir al Congreso que ordenara su publicación, ante el desacato de la autoridad, situación humillante para la jefa de gobierno, ya que nunca en la historia del país Congreso alguno había ordenado publicar una ley brincándose a la autoridad; de último momento, la jefa de Gobierno se sacó de la manga una edición especial de la Gaceta Oficial para aminorar la vergüenza.

Y eso no es nada comparado con lo que viene, por lo que el riesgo de que el gobierno de Sheinbaum naufrague ante la ignorancia de sus diputados es altísimo y lo peor está por venir, aunado a la inoperancia de Ruiz, la bancada de Morenaluce cada vez más partida y, en una de ésas, la oposición tendrá que ser el camino que tome Sheinbaum para sacar sus asuntos, brincándose a los propios morenistas.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: