La Barriada

POR MARTIN AGUILAR

LO CORTÉS NO QUITA LO VALIENTE

Pese a que Morena tiene la mayoría en el Congreso de la Ciudad de México, no han sabido sacar las iniciativas a modo de que le beneficie a la ciudadanía, ya que luego de seis meses de haber entrado el nuevo Congreso Constituyente de la capital del país, a raíz de la aprobación de la Nueva Constitución en el 2015, donde también se crearon las nuevas alcaldías, no ha habido iniciativas ni leyes que resuelvan los problemas de la ciudadanía, como es la inseguridad, escasez de agua y basura.

Ya que cada vez que los diputados de Morena suben a tribuna, su ignorancia brota en todo su esplendor, sobre todo después de ser masacrados jurídicamente por la oposición, que en cada sesión les coloca las orejas de burro a los pejistas y a sus aliados.

La mayoría legislativa en el Congreso no trae agenda propia y se dedica a oír todas las mañaneras de Andrés Manuel López Obrador las observan como si fuera misa, para llevar sus ocurrencias al pleno.

Uno de los diputados más activos, por lo cual es de los que más presumen su ignorancia, es el ex bejaranista Carlos Castillo, quien busca adoptar una pose de polemista, pero sólo se enreda con comentarios incoherentes.

Sus compañeros deben disfrutar los dislates, pues nadie en Morena se compadece de él y lo dejan que se queme cada semana.

La última que quiso hacer fue embarcar a los diputados locales en un punto de acuerdo para exigir al Congreso de la Unión modificar el decreto que establece la entrada en vigor del Horario de Verano, y dejar fuera a la Ciudad de México.

El diputado alegó que “estudios serios” revelan que el cambio de horario aumenta los accidentes e infartos. Claro que jamás mostró los “estudios serios” que dice tener, por la sencilla razón de que se trata solamente de defender un anhelo pejista del pasado.

Como cortesía, los diputados panistas Jorge Triana y Federico Döring le hicieron saber que, independientemente de sus alegatos, lo que proponía era una aberración jurídica que desataría la burla de los diputados federales si se enviaba. El argumento que le dieron —que ignoraba y seguirá ignorando— es que ese tipo de peticiones se tienen que hacer en noviembre del año anterior, o sea que debió hacerlo hace cinco meses; aun así, los morenos aprobaron el punto.

No conformes con hacerse acreedores de nuevas orejas de burro, en otro punto los morenos apoyaron a su aliada verde Teresa Ramos, quien apenas se dio cuenta del diferendo con España, por lo que exigió borrar los nombres de Hernán Cortés y Cristóbal Colón de la capital.

Esto en protesta por la Conquista de México de hace 500 años, ignorando que Colón ni siquiera pisó México.

Sólo le faltó exigir que los mexicanos cambien sus apellidos por unos de origen náhuatl, para borrar toda afrenta conquistadora.

El afán de los morenos por servir de tapetes de su líder hace que, además de exhibir su ignorancia, muestren su falta de interés por los temas que en realidad importan a la ciudadanía que votó por ellos. Aunque muchos hayan llegado por tómbola a su curul, nadie esperaba un nivel tan bajo.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: