Sin voluntad política no cesarán las desapariciones en México: CNDH

Por Ernesto Zavaleta

  • Presenta CNDH su informe anual de actividades correspondiente al año 2018.
  • Se detectaron actos de confabulación entre el crimen organizado y la autoridad en sus tres niveles de gobierno.
  • Necesario abatir prácticas y conductas que niegan la dignidad humana, como la tortura, las ejecuciones arbitrarias, las desapariciones y los desplazamientos forzados.

Uno de los temas centrales en la actividad de Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), de acuerdo al informe presentado por su titular Luis Raúl González Pérez, durante 2018 fue atacar el tema las desapariciones forzadas, se insistió en la necesidad de lograr la implementación de la Ley General en la materia, se reiteró que ésta, por sí misma, no es la solución al problema, en tanto se requiere de voluntad política y de recursos para materializarla.

Se sostuvo que el Estado mexicano y sus autoridades deben cumplir con su obligación de aclarar el paradero de cada persona y, en su caso, deslindar las responsabilidades que correspondan conforme a derecho.

Desde la Presidencia de la CNDH y a través del trabajo institucional, se continuó señalando la necesidad de abatir prácticas y conductas que niegan la dignidad humana, como la tortura, las ejecuciones arbitrarias, las desapariciones y los desplazamientos forzados, tema este último, respecto del cual se presentó una iniciativa de Ley que esperamos sea discutida en la presente Legislatura a efecto, no sólo de visibilizar, sino de empezar a atender de manera efectiva este problema que enfrentan miles de mexicanas y mexicanos.

En todo momento se reconocieron los esfuerzos de colectivos, organizaciones civiles y personas que han logrado que el tema de las desapariciones en México forme parte de la agenda nacional, al igual que el relativo a las fosas clandestinas e irregulares.

cndh 2.jpgEn este sentido, durante 2018 es de destacarse que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos presentó la Recomendación sobre violaciones graves a derechos humanos 15VG/18, resultado de la investigación que llevó a cabo sobre los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, los días 26 y 27 de septiembre de 2014.

Calificó la CNDH este caso como abominable, y asegura que se volvió emblemático de la descomposición institucional y social que enfrenta nuestro país, así como del momento crítico que atraviesa en materia de violencia, inseguridad, corrupción e impunidad, siendo públicamente identificado con la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

La verdad que encontró esta Comisión Nacional implica, entre otras cosas, la existencia de una vinculación clara y previa a los hechos de septiembre de 2014 entre algunas autoridades estatales y municipales con miembros del crimen organizado; la connivencia o confabulación de algunas autoridades federales, locales y municipales para propiciar, permitir o abstenerse de actuar ante la existencia de tales vínculos.

Se incurrió en actos como la cooptación, penetración y toma del crimen organizado de algunas instituciones vinculadas a la seguridad en los tres niveles y órdenes de gobierno; la utilización de la violencia como forma de imposición y actuación de poderes fácticos, al margen de instituciones y leyes; la incapacidad y agotamiento de un sistema de investigación de los delitos y procuración de justicia; así como las consecuencias de que las instituciones renuncien o entreguen indebidamente sus atribuciones legales de investigación y sanción de los delitos a instancias ajenas a las mismas, que no están sujetas a mecanismos imparciales de supervisión y rendición de cuentas sobre su actuación.

Este caso, el más ominoso y complejo en la historia de la CNDH, social y políticamente, marcó un antes y un después. México es un país adolorido, en donde la justicia más que ser un derecho es una cuestión que se debe pedir y a la que difícilmente se puede acceder. La desconfianza en las instituciones, los juicios de carácter mediático y los cuestionamientos sobre la integridad e intención de las autoridades han ocasionado que la verdad, si no es favorable a intereses particulares, se ataque o descalifique.

En este caso, el interés y el papel de la CNDH ha sido el de acercarnos a la verdad, partiendo de la realidad compleja y convulsa que se vive en el país, y en particular en el Estado de Guerrero, dejando de lado percepciones parciales y prejuicios, tanto a favor o en contra de grupos y personas, para apreciar los hechos en su dimensión real y objetiva, a efecto de actuar con la mayor imparcialidad e integralidad que el caso permite.

Es claro que la presente Recomendación no da por terminada la investigación del caso. El desahogo puntual de las líneas de investigación que se proponen en la Recomendación nos permitirá tener certezas sobre el destino de los normalistas desaparecidos y lograr que la justicia llegue a este caso.

Corresponderá a las nuevas autoridades enderezar y continuar las investigaciones penales del caso, para lo cual, la presente Recomendación constituye un punto de partida y una guía clara de lo que falta por hacer.

Informe completo en http://informe.cndh.org.mx/menu.aspx?id=40060



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: