LA BARRIADA/NADIE APRENEDE EN CABEZA AJENA

Martín Aguilar

Tal parece que el alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez Vote no aprende su lección, luego que ha sido denunciado por desvío de recursos públicos, difamado, atacado y señalado por ser un pésimo funcionario público, que hasta su renuncia le han pedido, ha hecho oídos sordos.

Además de tener interpuesto un amparo por el desvío de 20 millones de pesos, el alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, se pasó por el arco del triunfo a las instituciones y ordenó la demolición, con todo y locatarios adentro, del Mercado Zapotitlán, usando la fuerza pública para atemorizar a los comerciantes. El Mercado Zapotitlán, se encuentra envuelto en un escándalo, luego de que el alcalde de Morena no pudo explicar el destino de los 20 millones de pesos que había de presupuesto desde la administración pasada, para la remodelación de dicho centro de abasto, pues resultó dañado desde el sismo de septiembre del 2017.

A decir de los locatarios, la situación se tornó más delicada cuando Raymundo Martínez Vite hizo caso omiso al reclamo de los comerciantes, pues aseguran que hay poca transparencia con la que se ejercieron los 20 millones de pesos, por lo que los vendedores de este mercado interpusieron varios amparos, que están en curso.

Locatarios de dicho mercado, denunciaron la llegada de un fuerte operativo de la recién creada fuerza anti bloqueos, para que la alcaldía llevara a cabo tareas de demolición, las cuales debieron realizarse desde hace un año. “Sin mediar palabra, o algún tipo de acuerdo, y notificación oficial, un grupo de uniformados llegaron al mercado, donde aún se encuentran en su interior algunos locatarios, y sin decir nada, los trabajadores que venían con ellos sacaron sus mazos y comenzaron a demoler los puestos”, narró el señor Antonio.

Los comerciantes revelaron que ese recurso estaba destinado para la reconstrucción del mercado de Zapotitlán con 20 millones de pesos, los cuales no se han destinado para tal efecto, ya que fácilmente se puede constatar que en el mercado solo hay un anexo construido, y ahora de buenas a primeras deciden justificar con la demolición.

Mientras tanto, el alcalde Martínez Vite es acusado de violar un amparo otorgado por un juez a los locatarios, en el que se les permitía permanecer dentro del centro de abasto durante todo el mes de noviembre.

Los locatarios aseguran que la ansiedad por demoler el mercado que sufrió daños por el sismo del 19 de septiembre de 2017 se debe a que el alcalde morenista estaba obligado a presentar pruebas de que el lugar ya se encontraba demolido para justificar el inicio de obras.

Lo que es un hecho es que Martínez Vite ha dicho una y otra vez que de los 20 millones que le dieron para reconstruir el mercado, ya sólo le quedaban 6 antes de mover un tabique. Ya comenzó la demolición, sólo el tiempo dirá si podrá levantar con rapidez el nuevo inmueble comercial.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: