La Barriada/Martín Aguilar/Nadie es indispensable

Desde hace ya varios días era un secreto a voces que Héctor Ulises García Nieto dejaría la dirección de la Central de Abasto para dedicarse a la operación política de las elecciones de 2021 en la Ciudad de México para Claudia Sheinbaum.

Compañero de luchas estudiantiles de la jefa de Gobierno, García Nieto en realidad jamás se integró de lleno al manejo del centro de abasto más grande en Latinoamérica, área que deja llena de corrupción, inseguridad y abandono.

En realidad, el hoy exfuncionario se la vivía más en la grilla partidista que en su trabajo formal, pues era frecuente verlo, por ejemplo, en las oficinas legislativas que Morena tiene en el Congreso de la Ciudad de México.

En voz de la propia Sheinbaum, su compañero de lucha en el CEU y ex vecino en Tlalpan presentó su renuncia desde el viernes pasado, lo cual se mantuvo en secreto hasta ayer, para buscar la dirigencia local de Morena.

Si la propia jefa de Gobierno anuncia que García Nieto va en pos de Morena en la CDMX, está enviando el mensaje de que se va a meter de lleno en la elección de 2021 y ya tiene quien la opere, cuando menos dentro del partido.

Lo que sí es una afrenta, que toma más bien tintes de maltrato político, es que por muy de chocolate que sea, el liderazgo de los morenos en la capital tiene dueño en la persona de Flor Ivonne Morales, que, si bien es cierto que es una marioneta, no es forma de tratarla.

Otro mensaje que envía Claudia con el movimiento de su exdirector de la CEDA hacia el partido en la capital es en contra de Martí Batres, pues Flor Ivonne, que ya fue diputada local, sirvió como sparring de la hoy jefa de Gobierno antes de obtener la candidatura.

Cuando Batres se fue de senador, dejó como encargada de Morena en la ciudad a la originaria de Xochimilco, Morales. Algunos piensan que a cambio de ceder esa posición a Sheinbaum, el senador puede pedir a cambio alguna alcaldía y unos cuantos distritos electorales.

Aunque no es una chucha cuerera en eso de la operación política, ahora se entiende un poco mejor el nombramiento de Alfonso Suárez del Real en la Secretaría de Gobierno, para la operación política, y de Héctor Ulises en la operación electoral.

Por cierto, a pesar de ser muy cercano a Claudia, muchos recuerdan que en un tiempo García Nieto estuvo ligado al equipo de Alejandra Barrales, sobre todo cuando la ex aspirante al gobierno capitalino fue secretaria de Educación con Miguel Ángel Mancera.

Héctor Ulises, que en un tiempo fue asesor en el Instituto Electoral capitalino, ya le venía operando varias cosas electorales a Sheinbaum. Incluso quienes conocen bien esa relación, dicen que es el único que se atreve a contradecir a su jefa y que ésta lo oye.

Si bien no es el gran operador el que envía a Morena, la jefa de Gobierno ya dio señales de que se va a meter de lleno a la elección del próximo año, para incrustar a los suyos en algunas alcaldías y curules de la capital.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: