La Barriada/Martín Aguilar/El fin de una rica tradición

Tras 73 años de operar, finalmente el negocio de tortas conocido como “Las Robles” sucumbe a la crisis y está a días de cerrar y de ya no seguir con una rica tradición que por mucho tiempo estuvo abierto y fueron muy famosas por las tradicionales tortas que siempre preparaban

Esas fueron por años las tortas que le dieron fama a este lugar en la colonia Tabacalera; primero estuvo en la esquina de Balderas y Reforma, a un lado del museo José Martí, donde fue visitado por miles de sus clientes, pero principalmente por periodistas de diferentes diarios, que luego de una larga jornada de trabajo pasaban por una torta de pastel de pollo o queso de puerco.

Y es que tanto, periodistas, reporteros, redactores y editores de la vieja guardia en los diarios que hay en la zona habrán escuchado el grito de periodistas y fotógrafos: “ayudante, tráeme una torta Robles y un refresco”, y así, entre mordida y mordida de torta se tejieron tantas historias publicadas en los periódicos.

Siendo que en un principio se ubicaba en Paseo de la Reforma y Balderas, estas tortas fueron la base de la alimentación, dado el buen trato del señor Robles, dueño y quien estaba al frente del negocio, donde hizo amistad con muchos reporteros, que antes o después de trabajar iban a comer su torta.

Incluso, los días primero de septiembre, día del Informe de Gobierno usaban este sitio como su centro de trabajo, pues mientras escuchaban el informe presidencial comían.

Con el tiempo, el señor Robles tomó la costumbre de enviar tortas gratis a las redacciones el primero de septiembre.

Y esta amistad hizo que de aquellos rollos de fotografía salieran uno o dos negativos que eran revelados y entregados al señor Robles, quien los enmarcaba y colocaba en su pared.

Con esto, surgió esa pared llena de fotos que eran admiradas durante la estancia en el lugar, la principal una de Isela Vega, cuyo accidente durante la presentación de un partido de béisbol le hizo mostrar de más, como quedó impreso en esa secuencia de fotos que nadie se perdía en tortas Robles.

ste negocio tuvo tal fama en la zona, que revistas de gastronomía chilanga le dedicaron sendos artículos en sus páginas, donde describieron la preparación de la torta Robles: una embarrada de frijoles, a escoger entre queso de puerco o pastel de pollo, aguacate y salsa de chile chipotle, aunque para muchos el atractivo de la torta fría eran los chiles toreados y fritos con cebolla.

Por alguna razón que no fue explicada, el negocio cambió su domicilio a la calle Cristóbal Colón y Doctor Mora frente a la plaza de la Solidaridad, junto al Museo Mural Diego Rivera, entonces se sumaron al menú los tacos dorados y tortas calientes, pero los clásicos continuaron con sus pedidos de tortas frías, Las Robles.

Ya desde hace tiempo que se escuchaba que el edificio cambiaría su giro, al final nadie ha explicado si es eso o la crisis traída por el Covid-19, lo que obligó a poner el letrero que ahora luce, donde anuncia que el 11 de octubre dejará de prestar servicio a la apreciable clientela, luego de 73 años.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: