La Barriada/Martín Aguilar/Y sigue la mata dando

Luego que ayer hablamos en este espacio de la polémica que ha causado la designación la candidatura de Dolores Padierna para la alcaldía Cuauhtémoc por Morena y de que el ex senador, Alejandro Rojas Díaz Durán ya levantó una denuncia ante la Comisión de Honor y Justicia de ese partido y ante Tribunal Electoral del Poder de la Federación (Trife).

La jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum despedazó la unidad que se necesitaba en Morena, que hoy es un colectivo de inconformes.

Como la jefa de Gobierno ni le sabe ni le gusta eso de andar construyendo fuerza propia, le compró la idea a René Bejarano de que pondría a su disposición una estructura de amplio alcance para 2024, a través del Movimiento Nacional por la Esperanza.

Lo cierto es que el de las ligas no tiene la fuerza que presume, incluso en las alcaldías de la capital ya no tiene gente, pues los que alguna vez integraron la IDN en el PRD, hace mucho lo abandonaron.

Si bien es buen operador político, Bejarano no tiene nada, pero, como Claudia tiene menos, porque ni siquiera entiende el poder que le da el simple hecho de ser la jefa de Gobierno, se tiró a los brazos del veterano profesor.

Se fue a la cómoda y prefirió vivir de prestado y hacer alianzas con los personajes más oscuros que desprestigian a la izquierda, sin importar que el principal discurso de la 4-T sea aquello de “no somos iguales”.

Con sus decisiones, la propia Sheinbaum derribó ese discurso, y a ver ahora cómo contenta a las enardecidas bases morenas, que no están nada cómodas con el regreso de quienes en su momento los maltrataron y los enviaron a las sombras.

En su afán de quedar bien con Gabriel García, coordinador electoral de Morena en el país, la jefa de Gobierno dejará que sus nuevos mejores amigos le armen el tinglado en la ciudad, lo que en realidad la convierte en su rehén.

Parece que no hay nadie en su equipo que la asesore sobre los riesgos que corre a partir de ahora por haber desafiado a las fuerzas oscuras de la 4-T, porque si piensa que con sus decisiones desactivó a sus enemigos para el 24, no conoce ni a Ricardo Monreal ni a Marcelo Ebrard.

Ellos, a diferencia de Bejarano, sí tienen amarres en todo el país, y no sólo en Morena, sino con prácticamente todos los partidos, que en una de esas no verían mal hacer una alianza de amplio alcance con algunos de ellos y ahí Claudia no tiene nada que hacer.

Por lo pronto, habrá que ver cómo le va a hacer con el Congreso de la Ciudad de México, porque si se reeligen muchos de los que están, a partir de la segunda parte de su administración no van a ser tan dóciles como lo han sido hasta ahora con los designios del Antiguo Ayuntamiento.

Una primera prueba de la división que hay en Donceles fue el rechazo a la licencia que el alcalde de Tláhuac, Raymundo Martínez Vite, pidió para separarse 30 días de su encargo y buscar una diputación, ya que no lo dejaron repetir como alcalde.

Los morenos votaron divididos y, mientras los identificados con Claudia apoyaban la licencia, los que siguen al monrealista José Luis Rodríguez, otra de las víctimas de la jefa de Gobierno, votaron en contra.

La fiesta apenas comienza, y ya se habla de que Monreal pudiera acordar con la alianza opositora en la CDMX para cobrarle a Sheinbaum todas las que le debe, aprovechando que la funcionaria despedazó a su partido en la capital.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: