La Barriada/Martín Aguilar/Todo queda en familia

A unas semanas de que terminen las campañas electorales y pese a las circunstancias que atraviesa el país y más la CDMX por el desplome de la línea 12 del metro el 3 de mayo, donde fallecieron 26 personas y pese a que el hartazgo por Morena cada día se acrecienta por la gente, algunos candidatos de la oposición en vez de aprovechar la oportunidad para repuntar, no ofrecen nada y lo peor es que es prometen lo mismo que los políticos de siempre.

Tal es el caso de Silvia Sánchez Barrios que va para diputada local por el noveno distrito en la Cuauhtémoc y su compañera de campaña, Sandra Cuevas que va para la alcaldía por la misma demarcación, no repuntan y al contrario se encuentran abajo en las encuestas, pese a que siempre se acompañan ambas en sus giras por toda la alcaldía, no olvidemos que Sánchez Barrios sustituyó a su hermana Diana al ser arrestada por extorsión y amenazas de muerte desde marzo pasado.

Aunque Silvia no cuenta con trayectoria política y menos en la administración pública, es hija de la lideresa, Alejandra Barrios Richard y Javier Sánchez Becerra, que han mantenido un emporio en el comercio ambulantaje desde hace décadas, pese a que son dueños de varias plazas comerciales y a lo largo de los años han amasado una fortuna considerable en forma ilegal.

En el caso de Silvia no repunta, ya que, además de ella, hay otros parientes de la familia Barrios, que también son candidatos, como es el caso del sobrino de Alejandra, Erick, que va por una diputación federal, dos nietos van para concejales y aunque su nuera, Lorena Osornio compitió en el 2018 para la jefatura de gobierno, ahora se dedica a ser operadora política, el esposo de ella y sobrino de Barrios Richard, va por una diputación local también.

Durante el último debate entre los candidatos a la alcaldía de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, además de demostrar su inexperiencia, ni siquiera deslumbró ni por sus propias propuestas, solo por sus ataques y quien gano fue la candidata de Morena, Dolores Padierna, quien va a la cabeza en las encuestas con un margen de 42%, seguida por Sandra Cuevas por 29%, por lo que se ve muy difícil de ganar.

Cada vez que ambas hablan a la gente, siempre son las mismas promesas que hacen como que van a combatir la corrupción y la inseguridad y que colocarán cámaras en los hogares de todos los habitantes de la Cuauhtémoc, cuando esto solo está dentro de la competencia de la jefa de gobierno y no de los alcaldes.

Igualmente está otra promesa, donde supuestamente dicen que han tenido acercamiento con algunos empresarios que están interesados en construir viviendas y casas para los que menos tienen, cuando ni siquiera han tenido contacto con empresarios y más en el ramo de la construcción.

La familia Barrios y en especial Diana, ha sido acusada de cobrar cuota a miles de vendedores ambulantes de esta zona, los integrantes de la familia Barrios aprovechan 13 plazas comerciales, con más de 2 mil locales, que les entregó el gobierno de la Ciudad de México en 2008, como parte del reordenamiento del comercio en la vía pública.

Los integrantes de esta familia aparecen en el Registro Público de la Propiedad como dueños de al menos 50 inmuebles, con valor superior a los 100 millones de pesos.

Las propiedades se encuentran a nombre de Alejandra Barrios Richard, de su esposo: Javier Sánchez Becerra, de sus hijos: Silvia y Javier Alejandro Sánchez Barrios, anterior nombre legal de Diana Sánchez Barrios, también están registrados a nombre de sus otros hijos: Graciela Edith Coronel Barrios, Sergio, Maricela, Hana Alejandra, Baty Rubén y Ricardo Jiménez Barrios.

Algunos fueron adquiridos entre 2014 y 2019 en zonas de alta plusvalía como la colonia Roma Sur, alcaldía Cuauhtémoc. Esta familia también se adueñó, durante la pasada administración, de una docena de inmuebles intestados y con problemas sucesorios, realizaron juicios simulados y compras ficticias con el apoyo de funcionarios del Registro Público, juzgados y notarios públicos.

La manera de operar de la familia Barrios no es nueva, en marzo del 2019, se documentó que golpeadores invadieron el edificio Madero 45, propiedad de la fundación Antonio Haghenbeck y lanzaron a la calle a los comerciantes, después, el inmueble apareció registrado a nombre de Luis Alberto Vargas Ruiz, esposo de Diana Sánchez Barrios, quien estuvo preso acusado de homicidio y tiene diversas denuncias por robo, amenazas, lesiones e invasión de predios.

La familia Barrios también ha sido acusada de tener nexos con el Cartel, La Unión de Tepito, quien usa a algunos de sus integrantes como golpeadores para intimidar y amenazar a algunos comerciantes para extorsionarlos y en algunas veces para apoderarse de algunas propiedades como en Madero 45.



Categorías:Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: