Proveedores mexicanos de autos, los más golpeados por falta de chips

Rebeca Marín

A medida que la escasez de semiconductores remece las cadenas de suministro mundiales, pocos proveedores de autopartes se han visto tan afectados como los de México.

Nemak SAB y Metalsa, fabricantes de bloques de motor, cajas de transmisión, parachoques y tanques de combustible que se encuentran en automóviles ensamblados en todo el mundo, han visto que sus bonos registraron los peores rendimientos entre sus pares de mercados emergentes durante las últimas seis semanas.

Las empresas se están viendo más afectadas que sus rivales porque, si bien la escasez de chips ha obstaculizado la producción de automóviles a nivel mundial, algunas de las líneas de montaje más encontradas se encuentran en Estados Unidos, Canadá y México, donde se utiliza la mayor parte de las piezas de Nemak y Metalsa. La caída de la demanda es tan grave, y la industria de autopartes es una parte tan importante de la economía, que el banco central dice que podría recortar en hasta 1 punto porcentual el crecimiento de este año.

“Si nos fijamos en la escasez mundial de chips, la región que más se ha visto afectada ha sido Norteamérica”, dijo Guido Vildozo, analista automotriz sénior de IHS Markit en una entrevista desde Boston. “Nos espera un camino difícil”.

Los problemas en México son una muestra de cómo la escasez afecta a las cadenas de suministro en todo el mundo y puede terminar costando a los fabricantes de automóviles hasta 210 mil millones en ventas. La semana pasada, General Motors dijo que la escasez de chips afectaría el rendimiento hasta el próximo año, al tiempo que notificó una caída del 25 por ciento en los ingresos. Ford Motor dijo que sus fábricas no funcionarán a su total capacidad hasta finales del próximo año y que la crisis de los chips podría extenderse hasta 2023.

“Para hacer frente a esta situación, continuamos con la implementación de medidas enfocadas en mejorar la eficiencia y la flexibilidad operativa”, dijo un vocero de Nemak. “Consideramos que los fundamentales de la industria permanecen sólidos”.

Tanto los bonos de Nemak como los de Metalsa comenzaron a caer entre mediados y finales de septiembre a medida que los efectos de la escasez de chips en los fabricantes de automóviles se volvían más claros, según Sebastian Hofmeister, estratega de Lucror Analytics que la semana pasada cambió su recomendación de los bonos de Nemak a 2031 de comprar a mantener.

Durante las últimas seis semanas, los bonos de Nemak han perdido un 5 por ciento y los instrumentos con vencimiento en 2031 cayeron 7.4 centavos, desde un máximo de septiembre de 93.3 por dólar. La pérdida de 2.2 por ciento de Metalsa no fue tan aguda, sus bonos a 10 años cayeron 4.8 centavos a 93.9 centavos, pero las pérdidas aún están muy por delante del retroceso promedio de 1% de las empresas mexicanas.

“Los problemas de la cadena de suministro y especialmente la escasez de semiconductores ahora están comenzando a extenderse a los créditos en América Latina”, dijo Roger Horn, estratega sénior de SMBC Nikko Securities America en Nueva York. “Es realmente difícil saber cuánto durará esto, pero algunos tenedores de bonos están pensando en al menos un año”.

Eso podría ser un serio lastre para la economía de México, donde los vehículos y las partes representan casi el 25 por ciento de las exportaciones totales, por un total de más de 120 mil millones de dólares en 2019, antes de que la pandemia frenara la producción. México también es un eslabón clave en la cadena global de suministro de automóviles y es el cuarto exportador más grande de vehículos y partes en general, según el Centro de Comercio Internacional.

El volumen de producción de Nemak cayó un 23 por ciento el último trimestre y los ejecutivos de la compañía lo atribuyeron a una baja en la producción de vehículos livianos debido a la escasez de chips. Metalsa aún no ha reportado sus resultados del tercer trimestre.

“Cada día que pasa y que no pueden hacer las entregas, se traduce en menos ingresos que van a tener”, dijo Luis Maizel, cofundador de LM Capital Management en San Diego. “Y, lamentablemente, no pueden hacer nada. Son solo un pequeño engranaje en la gran historia “.

En otras áreas de los mercados mexicanos, los bonos soberanos denominados en pesos subieron la semana pasada, uniéndose a las ganancias de sus homólogos denominados en dólares. Los swaps de tasas TIIE registraron un alza generalizada y los instrumentos a uno y dos años avanzaron por novena semana consecutiva. La depreciación del peso ejerció una fuerte presión al alza en el extremo delantero de la curva de swaps, pese a que los rendimientos estadounidenses bajaron y el producto interno bruto mexicano del tercer trimestre se contrajo, lo que no cumplió con las expectativas.

La curva TIIE ahora descuenta casi 100 puntos básicos de alzas antes de fin de año. El tipo de cambio del peso y las medidas del Tesoro de EE. UU. siguen siendo los factores más importantes para las tasas de swap mexicanas.

Esta semana se publicarán pocos datos. Se espera que México registre un poco menos de remesas en septiembre que el mes anterior y se conocerán las cifras del PMI de México de Markit. La nación también dará a conocer el índice de fabricación IMEF de octubre, las reservas internacionales y las ventas de vehículos nacionales de octubre.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: