Descubren el primer anticuerpo que ataca las células madre del cáncer

Cdmx, abril 26 de 2022.

Pedro Moreno

El día de hoy se revelaron los datos preclínicos del asombroso descubrimiento de MCLA-158, un anticuerpo que tiene la capacidad de frenar el crecimiento tumoral y evitar la metástasis de tumores sólidos. Además, se destaca el hecho de que es el primer candidato a fármaco que está dirigido de manera muy eficaz a células madre cancerosas sin afectar las células madre normales del organismo.

Los hallazgos se publicaron en Nature Cáncer, así como en la página oficial del Instituto de Investigación Biomédica Barcelona (IRB Barcelona), que forma parte del grupo internacional de investigadores que coordinan esta investigación junto con la empresa biotecnológica Merus.

Eduard Batlle, Científico del IRB de Barcelona, descubrió el citado anticuerpo que ataca las células madre del cáncer. El anticuerpo MCLA-158 previene la propagación de tumores y la metástasis.

Señaló: "Empezamos a investigar las células madre del cáncer hace 15 años. El camino para llegar hasta aquí ha sido apasionante, pero también muy complejo, ha requerido gran inversión de recursos y el esfuerzo de muchísimos investigadores. La medicina del futuro empieza aquí".

Para el descubrimiento de la eficiencia de este anticuerpo (de entre muchos otros), reportan los investigadores que utilizaron organoides, que los podemos describir como modelos en 3D que contiene células de un tejido específico. En este caso se utilizaron modelos de organoides de cáncer colorrectal, así como muestras de células de colón sanas; los primeros, al mimetizar el ambiente y arquitectura tumoral, permitieron determinar el efecto antitumoral encontrado y, el segundo, se utilizó para verificar el impacto sobre células normales del organismo que, en este caso, no se vieron afectadas puesto que el anticuerpo fue capaz de atacar con especificidad a células madre tumorales.

De esta manera, mediante estos modelos se logró observar el efecto terapéutico del antígeno MCLA-158 que logró inhibir el crecimiento tumoral en organoides de cáncer de cabeza, cuello, esófago, estómago y colorrectal, así como evitar en este último el progreso de los inicios de la metástasis que, como se sabe, es una de las fases más críticas y graves en el transcurso de los procesos cancerígenos.

A la par, los investigadores determinaron el mecanismo específico que le otorga el potente efecto antitumoral al anticuerpo. Éste se enfoque en atacar a las células madre cancerígenas que son, en términos simples, células cuyas características de autorrenovación y potencial de diferenciación tienen la capacidad de conducir al inicio de los procesos cancerígenos, así como a su persistencia y recaídas.

De esta manera, el anticuerpo es capaz de reconocer dos proteínas de las células madre cancerosas, la proteína LGR5 y EGFR. LGR5 es un receptor que se expresa particularmente en células madre de distintos tejidos y, actualmente, se describe como un biomarcador muy importante de células madre cancerosas, así que el reconocimiento de esta proteína permite identificar a las células blanco (células madre cancerosas) para posteriormente degradar la proteína EGFR y cumplir con su cometido.

EGFR es una proteína denominada “receptor del factor de crecimiento epidérmico celular” que juega un papel clave en los procesos cancerígenos debido a que está implicado, de manera normal, en la vía de señalización celular que controla la división y supervivencia celular, de hecho, muchos tipos de cáncer tienen una mutación en este receptor que induce una exuberante activación y, con ello, una división celular rápida e incontrolable, que es la base de la formación de un tumor. De esta manera, cuando el anticuerpo es capaz de identificar a las células blanco y degradar la proteína EGFR, frena la división celular y el crecimiento del tumor a la vez que evita los inicios de la metástasis.

Es importante aclarar que, aunque distintas células normales expresan ambos receptores, describen los autores en el estudio que: «MCLA-158, es un anticuerpo que desencadena específicamente la degradación del receptor del factor de crecimiento epidérmico en células madre cancerosas positivas para el receptor 5 acoplado a proteína G (LGR5+) ricas en leucina, pero muestra una toxicidad mínima para las células madre sanas del colon LGR5+».

Finalmente Eduard Batlle, detalló": "Este descubrimiento ha alegrado a muchos, especialmente a pacientes de esta enfermedad, ya que este anticuerpo podría ser vital en el proceso de desarrollar nuevos medicamentos. Tenemos la esperanza de que se confirme la actividad antitumoral publicada en los datos preliminares".



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: