La Barriada/Martín Aguilar/Entre broma y broma la verdad se asoma

Antes de dejar la Dirección General del Sistema de Transporte Colectivo, Florencia Serranía Soto otorgó un contrato a largo plazo a una empresa china, para la adquisición millonaria de, al menos, 30 trenes nuevos para la Línea 1 del Metro.

El contrato SCT-195/2020 para la Modernización Integral de Trenes, Sistema de Control y Vías de la citada línea, fue firmado el 18 de diciembre de 2020, con vencimiento hasta el 31 de diciembre de 2039, por una cantidad inicial de 16 mil 823 millones de pesos.

O sea, más de lo que el gobierno capitalino destinó el año pasado al Sistema de Transporte Colectivo en su totalidad, pero eso fue solamente de entrada, pues se estima que durante los próximos 17 años la CDMX acabará pagando alrededor de 40 mil millones.

Esa cantidad no es nada despreciable, pues significa alrededor de la quinta parte del presupuesto anual de toda la ciudad, aunque se pagará en abonos. Es decir, que los próximos tres gobiernos que lleguen después del actual tendrán que seguir pagando la deuda.

El contrato, avalado por la Secretaría de Finanzas y por el Congreso de la ciudad, entonces con mayoría de Morena y sus aliados, se le otorgó a la empresa china MexiRRC, SA de CV.

Se acordó un pago multianual a los chinos hasta saldar la deuda y, como garantía, el gobierno capitalino puso los ingresos totales del Metro, así como las participaciones presentes y futuras de la CDMX, correspondiente al Fondo General de Participaciones.

Además de los trenes, los contratistas se comprometieron a rehabilitar y darle el respectivo mantenimiento a la Línea 1 por donde rodarán los nuevos trenes, 28 de los cuales serán armados en México, según estipula el contrato.

Desde hace más de un año, los primeros cinco días de cada mes la Ciudad de México tiene que abonar varios milloncitos a los empresarios chinos, y no hay manera de cancelar el larguísimo contrato ni porque se cambiaran las leyes locales.

El documento de 84 páginas quedó perfectamente blindado, con sanciones importantes en caso de incumplimiento.

Mucho se ha hablado de que, al tiempo que era directora general del Metro, Serranía Soto seguía figurando en varias empresas, como Mota Engil México, que construye el Tramo 2 del Tren Maya, con un contrato superior a 12 mil millones de pesos.

También se le vincula con al menos otras tres empresas con cuantiosos contratos, y es propietaria de Urban Travel Logistics. Controla 50% de Operadora de Trenes Mercurio y participa en conocidas firmas del sector ferroviario.

El tema cobra vigencia ahora que resurge la tragedia ocurrida hace un año en la Línea 12 del Metro, cuando ella era la directora.

También, recientemente, se anunció que los primeros trenes nuevos de la Línea 1 comenzarán a circular en breve.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: