No hay ningún ganador para la contienda de 2024: Córdova

Martín Aguilar

Por ahora, nadie tiene el triunfo asegurado para la contienda de 2024, aseguró el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, al defender las reglas actuales de competencia política.

Consideró que la mentira ha adquirido un potencial nocivo frente a la cual los órganos que garantizan el funcionamiento de la democracia deben generar información cierta, objetiva y verificable. En ese sentido expuso el tema frente a directores de canales de televisión y estaciones de radio de sistemas públicos.

Subrayó que una reforma electoral de tipo fundacional, como la que propone el Presidente de la República, no es necesaria ni pertinente.

Actualmente hay en el Congreso de la Unión 743 iniciativas de reforma legal o constitucional en materia electoral, puntualizó.

Por supuesto, la iniciativa de reforma constitucional presentada el mes pasado por el Presidente López Obrador es la que más ha llamado la atención y, de aprobarse, sería la primera reforma refundacional que se pondría a prueba en una elección presidencial, no intermedia, como ocurrió con los anteriores cambios integrales, dijo.

Advirtió que de prosperar la reforma, no habría mucho margen de cambios adicionales pues se cierra esa posibilidad en mayo de 2023, debido a que cuatro meses después, en septiembre de ese año, inicia el proceso electoral de 2024.

“Hoy el país está cruzado por una profunda pluralidad, igual que nuestra sociedad, y nadie tiene el triunfo asegurado. Para decirlo en una frase: si algo caracterizaba a nuestro sistema electoral hace 35 años apenas es que no había certeza en las reglas del juego y en el arbitraje de la política; la única certeza que había era quién iba a ganar las elecciones.

“Hoy estamos en las antípodas: las reglas son ciertas, la actuación de las autoridades electorales son ciertas – podemos estar de acuerdo o no, para eso están las instancias para impugnar- y la única sana incertidumbre que tenemos, como debe ocurrir en democracia, es quién va a ganar las elecciones”, expuso.

Precisamente, hace 30 años, las elecciones era el principal problema que teníamos como país; hoy lamentablemente hay muchos problemas que nos preocupan pero entre ellos no están las elecciones.

“Ojalá y que una reforma electoral no vuelva a hacer de las elecciones como parte del problema”, dijo.

Durante la 33 Asamblea General Ordinaria de la Red de Radiodifusoras y Televisoras Educativas y Culturales de México, el consejero presidente insistió que las condiciones básicas para una reforma electoral deben ser: consenso unánime entre los actores políticos; mejora del sistema, no retrocesos, y que sea producto de diagnósticos adecuados, datos objetivos, “no caprichos, no rencores, no filias ni fobias”.

Frente a dos de los argumentos del jefe del Ejecutivo, en el sentido que se requiere un cambio para evitar los fraudes y que los muertos voten, el consejero señaló que hoy se tiene uno de los mejores padrones electorales del mundo, con un grado de cobertura de 99.5 por ciento, y para la contienda de 2024 es posible que el padrón suba a 97 o 98 millones de potenciales votantes.

Por donde se le quiera ver, añadió, la elección de 2021 fue la mejor que hemos hecho y la hicimos con este sistema electoral, por lo que sin duda podríamos ir a 2024 con este sistema y las reglas actuales, “pero no construyamos el discurso de que si no hay reforma, la democracia de 2024 está en riesgo”.

En principio, Córdova hizo un recuento de las condiciones en las cuales se dieron las reformas electorales desde los años setenta, en los años de partido único o predominante, aún cuando había tres fuerzas políticas más.

“La nuestra – a diferencia de historias como la de España o Chile- es una transición paulatina que puede entenderse en cuatro grandes momentos”: las reformas del periodo 1977-1987 para la inclusión y la apertura del sistema político; el lapso 1990-1994 con los cambios para darle credibilidad y confiabilidad a las elecciones; de 1996 a 2007/8 para fortalecer la equidad en la competencia electoral, y la más reciente, en 2014, para homogeneizar el sistema electora.

Córdova reiteró la defensa del sistema electoral vigente el cual, insiste, “funciona y funciona bastante bien”.

Para fundamentar su opinión dijo que en los ocho años recientes ha habido en el país 322 elecciones con “cero conflictos post-electorales”; además, este sistema electoral ha permitido el mayor grado de alternancia en nuestra historia, esto es, 5 mil 297 cambios de esa naturaleza, equivalente a un porcentaje de alternancia de 62.2 por ciento, desde la Presidencia de la República hasta las elecciones municipales.

“El hecho de que tengamos un índice de alternancia tan alto en el último periodo, es la prueba más evidente de que esas condiciones en México existen”, sostuvo.

En las elecciones de gobernador la alternancia ha llegado al 70 por ciento, lo que refleja es que el voto no es solamente asumido por la ciudadanía como una manera de nombrar o elegir a nuestros representantes y gobernantes, sino también una manera de premiar o de castigar buenas o malas gestiones públicas, dijo.

Córdova planteó otros elementos para valorar el sistema electoral vigente relacionado con la percepción pública de las autoridades electorales.

En el primer trimestre de este año el INE bajó en confianza ciudadana de 73 a 60 por ciento, “después de sufrir una sistemática y planeada campaña orquestada desde los circuitos gubernamentales”, frente a la consulta de revocación de mandato, aseguró.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: