La Barriada/Martín Aguilar/Mucho ruido y pocas nueces

Desangelado, por decir lo menos, fue el evento del miércoles por la noche en el Teatro Metropólitan, donde la jefa de Gobierno anunció un plan para que Morena tome las calles de las 16 alcaldías y recupere la ciudad.

Al estilo del viejo PRI, pidió a los morenistas organizar comités seccionales en toda la capital, y a funcionarios y líderes tocar puerta por puerta en todas las casas, para promover los resultados de los gobiernos de la 4T.

No es que esté mal que el partido oficialista quiera apretar desde ahora en el terreno electoral, pero no basta solamente un discurso cajonero para obtener buenos resultados, si no va acompañado de una verdadera estrategia; todo mundo salió confundido.

Llama la atención que Claudia Sheinbaum haya convocado a sus partidarios a recuperar la CDMX, pues eso quiere decir que acepta haberla perdido, cosa que siempre habían negado a pesar de que en junio pasado se entregaron a la oposición nueve de 16 alcaldías.

Y eso de dotar de territorios a cada líder para que, por medio de comités seccionales, amplíen la base de simpatizantes de Morena, es una invitación a que los ambiciosos morenos consoliden sus propias tribus.

Es darles envuelto en papel y con un moñito las llaves para crear sus feudos, y nadie quiere imaginarse la guerra que armarán al partido a la hora de definir las candidaturas para los diversos cargos de elección en 2024.

Si desde que ganaron en 2018 los morenistas se acuchillan cada que pueden por la repartición del poder y el dinero, con más razón lo harán cuando se acerque la hora de la sucesión en los gobiernos de la 4T y se aferren a la posibilidad de un cargo.

Son caníbales y lo traen en su ADN, pues la mayoría proviene del PRD, donde los adiestraron en el manejo de cuchillos y lanzas. Esa fue la escuela que les permitió olvidarse del hambre ancestral que traían y, como nuevos ricos, hacerse de los privilegios que hoy disfrutan.

Pero la guerra no será sólo de morenistas contra morenistas; en esta ecuación entrarán muy probablemente algunos de los actuales liderazgos del sol azteca, que ya están siendo tentados para fortalecer la estrategia electoral de la 4T en la ciudad.

Los jerarcas del pejismo tienen muy claro que, si no designan un candidato decente, que atraiga a la clase media y aspiracionista de la capital, no les alcanzará para retener el Gobierno… a menos que puedan sumar a los liderazgos que siguen en el sol azteca, y que chocan con el PAN.

Por eso es que han arreciado los ataques para reventar a la alianza opositora, a fin de que los partidos se separen, pues divididos representarán poco peligro. Es indispensable que la oposición lance alguna señal clara de su destape; dicen que podría llegar el próximo 18 de junio.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: