La leyenda del legendario Capo Caro Quintero/ José Sánchez López

LA LEYENDA DEL LEGENDARIO CAPO

José SÁNCHEZ LÓPEZ
La madrugada del 24 de octubre de 1952, en el poblado de La Noria, municipio de Badiraguato, Sinaloa, nació, bajo el signo de Escorpión, Rafael Caro Quintero, primero de 10 hermanos del matrimonio formado por Emilio Caro Payán y Hermelinda Quintero, una pareja de humildes campesinos.

Pese al parentesco de Lamberto Quintero Payán, famoso narcotraficante de la década de los sesentas, primo de Hermelinda, esposa de Emilio, éste se mantuvo fuera del “negocio” de su primo político y siguió como agricultor y a la cría de animales en unas tierras que le eran rentadas.

Mientras su padre vivió se mantuvo esa disciplina y nadie de la familia tuvo contacto con su tío Lamberto, que fuera asesinado el 28 de enero de 1976. Antes, en 1965 falleció el señor Emilio y como Rafael era el mayor, recayó en él la responsabilidad de la familia.

Reacio para el estudio, abandonó la escuela a los 11 años, cuando solamente había cursado el primero de Primaria y se dedicó a diferentes actividades, aunque por su escasa preparación solamente podía ser campesino, igual que su padre, al cultivo de maíz, frijol y trigo; mandadero, lavador de coches y otras ocupaciones menores.

A lo 15 años se había convertido en el “jefe de familia”, pero la pobreza seguía siendo atenazante en la casa, por lo que a la edad de lo 16 años salió de su natal Sinaloa, hacia Caborca, Sonora, donde, según él, trabajó como ganadero y comenzó a ganar más para mandarle a su familia.

Así continuó hasta los 18 años cuando entró a trabajar como chofer de camiones transportistas de diversa mercancía, principalmente de productos agrícolas.

En ese oficio conoció a Pedro Avilés Pérez, un famoso narcotraficante apodado “El León de la Sierra”, que fue quien lo introdujo de lleno en el cultivo de marihuana y poco a poco fue conociendo los secretos de la siembra de la Cannabis, sólo que con sus conocimientos anteriores como agricultor, mejoró los sembradíos y obtuvo mejores resultados en la producción de la hierba.

El 15 de septiembre de 1978, su mentor fue ejecutado en Culiacán cuando se dirigía al poblado Agua Caliente de los Monzón, en Culiacán y Caro Quintero asumió el liderazgo del grupo, pero seguía siendo un narco de medio pelo.

Durante esas actividades conoció a Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, tío de Amado Carrillo Fuentes y a Miguel Ángel Félix Gallardo, conocido como “El Jefe de Jefes”, a cuya sobra se hicieron narcos como El Señor de los Cielos, El Chapo Guzmán, El Güero Palma y muchos otros más.

Fue entonces, bajo esa alianza, que entre los tres, teniendo como cabeza a Félix Gallardo, ese mismo año fundaron El Cártel de Guadalajara que se convirtió en el más grande y organizado de la época llegando a producir miles de toneladas de mariguana de la mejor calidad.

Esa actividad la mantuvieron al menos durante siete años en los que introdujeron a los Estados Unidos miles y miles de toneladas de la hierba, previo “compra” de autoridades y políticos cuya protección era indispensable para operar sin problemas.

Todo marchaba sobre ruedas, hasta que un agente de la Drug Enforcement Administration (DEA), Enrique Camarena Salazar, se infiltró en la organización y constató la existencia de la colonia “El Búfalo” y el rancho del mismo nombre donde se sembraban, cosechaban, empaquetaban y se distribuían miles de toneladas de mariguana.

Las investigaciones precisaron que en el rancho, con una extensión de 544 hectáreas (más de 5 millomes de metros cuadrados), laboraban como esclavos por lo menos 10 mil jornaleros provenientes de Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Durango y Sinaloa, que habían sido contratados para “la pizca de la manzana”.

En el lugar se aseguraron 2 mil 500 toneladas de mariguana cultivada, sembrada y empaquetada, sin contar otras 2 mil que se habían enviado previamente a los Estados Unidos. Sin duda que se trataba del mayor cargamento de droga confiscada que dejó al descubierto el emporio que había montado el Cártel de Guadalajara.

Ello enfureció a Caro Quintero, quien pese a la oposición de sus socios, Fonseca Carrillo y Félix Gallardo, ordenó que el agente fuera “levantado”. Lo secuestraron, lo torturaron y finalmente lo asesinaron junto con el piloto mexicano, Alfredo Zavala Avelar, el 7 de febrero de 1985.

Al descubrirse el doble homicidio, el 5 de marzo del mismo año en el rancho El Mareño, en el poblado de La Angostura, Michoacán, se originó una crisis diplomática entre México y Estados Unidos, por lo que la DEA encabezó la Operación leyenda cuyo objetivo era capturar a los responsables de la muerte de su agente.

Caro Quintero huyó a Costa Rica el 17 de marzo de 1985, 40 días después de la muerte de Camarena, en tanto que el gobierno mexicano daba la alerta del posible secuestro de Sara Cristina Cosio Vidaurri Martínez, sobrina del ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri.

La presión del gobierno norteamericano fue tal, que el 18 de septiembre del mismo año fue detenido Caro Quintero en la Quinta La California, en la comunidad de San Rafael de Ojo de Agua en Alajuela, Costa Rica.

Junto con el narco fueron capturados, José Albino Bazán, Juan Carlos Campero Villanueva, Luis Beltrán, Miguel Lugo y Violeta Estrada Yaver. Al momento de su captura se encontraba Sara Cosío, acostada y semidesnuda en una cama con Caro Quintero y con señales de un posible embarazo.

En principio fue considerada como secuestrada, pero posteriormente ella declaró ser pareja de Caro Quintero, “yo no estoy secuestrada… yo estoy enamorada de Rafael”.

Cuando se le detuvo, se encontraron varias armas, entre ellas una Colt súper automática calibre 38 con incrustaciones de diamantes, un fusil Cal calibre de 5.56 milímetros, y una pistola Colt, calibre 45.

Entonces tenía 32 años de edad y una fortuna personal de 100 mil millones pesos. También poseía 38 casas en Jalisco, Zacatecas, Sinaloa y Sonora y tanto él como su familia eran dueños o socios de boutiques, discotecas, agencias de automóviles, hoteles y varias compañías extranjeras.

Fue extraditado a México inmediatamente por intervención del entonces presidente de Costa Rica Luis Alberto Monge Álvarez y se inició el proceso en su contra, sentenciándolo a 40 años de cárcel.

También serían detenidos Fonseca Carrillo y Félix Gallardo y condenados a la misma pena. El primero, de 80 años de edad, cumple su condena en prisión domiciliaria y el segundo, pese a que también es un anciano, 78 años, y que adolece de varias enfermedades, continúa preso en un penal estatal de Jalisco.

El 12 de diciembre de 1989 Caro Quintero fue sentenciado por los delitos de privación ilegal de la libertad en su modalidad de secuestro, homicidio calificado, siembra, cultivo, cosecha, transporte y tráfico de marihuana, suministro de cocaína y asociación delictuosa, a una condena acumulada de 199 años, sin embargo sólo se le pudieron aplicar 40 años de prisión por ser ese el máximo permitido por las leyes mexicanas de la época.

Pese a la condena de 40 años, Caro Quintero fue liberado el 9 de agosto del 2013 por resolución del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito en Jalisco, bajo el argumento de que no debió ser enjuiciado en el fuero federal, sino en el fuero estatal porque Camarena no había sido registrado como agente consular o federal.

Sin embargo, el 16 de enero de 2015, año y medio después, nuevamente fue declarado culpable por un tribunal federal y se emitió una nueva orden de aprehensión en su contra, al tiempo que Estados Unidos lo incluyó en la lista de los diez fugitivos más buscados y ofreció una recompensa de 20 millones de dólares por su captura, la cifra más alta ofrecida por la detención de un narcotraficante.

Finalmente, el 15 de julio de 2022 fue detenido Caro Quintero en la comunidad de San Simón, en el municipio de Choix, Sinaloa, entre los límites con Chihuahua y Sonora.

Para evitar su entrega a los Estados Unidos, Caro Quintero recurrió al amparo, mismo que le otorgó un juez federal bajo e argumento de que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, con lo que frenó temporalmente su extradición a la Unión Americana.

No obstante, trascendió que a la solicitud de detención provisional con fines de extradición, se sumaron cargos porque en los 9 años que se mantuvo prófugo, cometió más delitos al introducir de nueva cuenta toneladas de droga a los Estados Unidos, a través del Cártel de Caborca que lideraba.

Con los nuevos cargos, se avizora inminente su extradición, aunque para ello tenga que transcurrir un periodo de tiempo aún no precisado.
*******



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: