La Barriada/Martín Aguilar/Todo cae por su propio peso

El 31 de agosto de 2022 será recordado como el día en que oficialmente se rompió Morena, pues el gobierno federal fue desafiado por sus propios integrantes, que doblaron al casi imbatible Andrés Manuel López Obrador, que ayer perdió el control del Congreso.

En medio de un tiro cantado entre Palacio Nacional y el líder del Senado, Ricardo Monreal, los operadores pre­sidenciales no lograron imponer como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara alta al mexiquense Higinio Martínez.

Al igual que en anteriores ocasiones, el zacatecano ven­ció no una ni dos, sino tres veces a los puros de Morena y les impuso a Alejandro Armenta en el puesto.

A todo el mundo le quedó claro que Monreal está —ahora sí— fuera de la 4T y que el movimiento obrado­rista entrará en una etapa de purga, donde quedarán los fieles al Presidente de un lado y los democratizadores en el otro.

Los morenos se verán obligados a definirse y entonces se verá de qué tamaño será la sangría en el partido oficial. Igual pasó en 2018 en el PRD.

Hoy toma distancia Monreal, pero no se irá solo, pues otro que ha mandado señales de que tampoco se queda­rá mucho tiempo es el canciller Marcelo Ebrard, único integran­te de primer nivel del gabinete de la 4T que acudió a la plenaria morenista.

Cuando los hombres de más confianza del Presidente habían despreciado la reunión de los se­nadores de la 4T, convocada por el exgobernador zacatecano, Ebrard hizo presencia, lo cual fue tomado como un desafío del canciller al inquilino de Los Pinos.

Desde hace tiempo se ha hablado de que Monreal y Marcelo traen un acuerdo para ir juntos en 2024, dentro o fuera de Morena. Ayer, el senador Arnulfo Cravioto, mu­chacho de Martí Batres, explotó en contra de varios sena­dores marcelistas, a los que llamó traidores por no apoyarlo.

El rompimiento era cuestión de tiempo, pues apenas un día antes el zacatecano había advertido que la Cámara alta no sería una oficialía de partes del Poder Ejecutivo.

“Ni apéndice ni comparsa… hay que tener pudor… yo no quiero que seamos una extensión del Ejecutivo y, si el plei­to es conmigo, a ustedes los deben de respetar”, les había dicho a sus compañeros, luego del desprecio del gabinete de la 4T.

No es la primera vez que Monreal se rebela a un Presi­dente de la República de su partido en defensa de sus aspi­raciones políticas. La primera vez fue ante Ernesto Zedillo, quien lo vetó como candidato a gobernador de Zacatecas por el PRI.

El hoy senador se fue al PRD, precisamente con López Obrador, y fue gobernador de oposición.

Ahora la encomienda es mayor, pero ayer quedó demos­trado que no está solo y que el rechazo oficial lo acercó aún más a la alianza opositora, donde seguramente esperará la llegada de Ebrard.

El Presidente tendrá que aguantar hoy, en su informe, a Armenta como presidente del Senado.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: