La Barriada/Martín Aguilar/Nadie sabe para quién trabaja

Es evidente que dados los últimos acontecimientos políticos, la Alianza Va Por México continuará.

El distanciamiento que existe con el presidente del PRI, Alejandro Moreno, no es factor que rompa definitivamente la coalición.

Diversos actores de las tres fuerzas políticas, se han pronunciado por que se mantenga la alianza con otros liderazgos del tricolor.

“Alito no es el PRI”, comentan priistas que se asumen como factor de poder en diferentes espacios de la política.

Uno de ellos y con una larga carrera en el Revolucionario Institucional, es el coordinador de los senadores Miguel Ángel Osorio Chongo.

Este miércoles, el ex secretario de Gobernación, habrá de demostrar si tiene el poder suficiente para hacer a un lado al presidente formal de su partido.

Una y otra vez, se ha pronunciado porque Alito renuncie al partido, debido a sus dislates políticos, como haber pactado con Morena ampliar la estancia de los militares en la calle.

Hasta el momento, se vislumbra difícil que se alcancen los votos suficientes para reformar el transitorio de la Constitución para que el Ejército se retire a sus cuarteles hasta 2028.

En caso de que no pase dicha reforma, la oposición se apuntará una nueva victoria ante el poder del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo anterior allanará el camino para reconstituir con fuerza la Alianza PRI, PAN y PRD.

Y es que es un hecho que el PAN y PRD han marcado distancia con Alito, al haberse descalificado como interlocutor por incumplir acuerdos.

Es la oportunidad de Osorio Chong, pues no hay forma para que los dirigentes de dichos partidos políticos se vuelvan a sentar a dialogar con Alejandro Moreno.

Al quedarse sólo Alito tendrá que ceder el espacio a otros interlocutores que recompongan la lastimada alianza.

Otro político que se jugará su resto es Ricardo Monreal, quien ha dicho públicamente que no es posible juntar los votos suficientes para que transite la reforma.

De no lograr esa reforma como coordinador de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), sus días estarán contados. Sus más férreos enemigos están dentro de su partido.

Despejados los anteriores escenarios habrá más claridad en el rumbo de Va Por México.

Por lo pronto, al cooptar a Alito, el Presidente y su partido se apuntaron un triunfo que a todas luces se perfile efímero.

Con seguridad, seguirá la estrategia para disminuir a la oposición que tiene el objetivo de continuar con otros actores del priismo.

Pero la Alianza no se rompe.



Categorías:Nacional

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: